Un soldador de Taiyuan, China, última la estructura de un nuevo edificio en la provincia de Shanxi. Como él, miles de trabajadores vuelven a sus empleos en el país asiático gracias al impulso que el gobierno chino ha dado al sector de la construcción a través de las ayudas a la vivienda y la rebaja en los  de precios de solares y terrenos.