Estoy desesperado y ya no se qué hacer…

Pero sé que algo tengo que hacer… ¡ y pronto!

Tengo desde hace dos décadas una PYME compuesta por veinte trabajadores. Ya sé que somos un granito de arena en el tejido empresarial de este país, pero nosotros también damos de comer a muchas familias y creo que, sólo por eso, deberían respetarnos más.

Mi empresa, como tantas otras, tiene como clientes a compañías grandes y pequeñas, pero también a Ayuntamientos, Hospitales y otros organismos públicos.

Cobrar nunca ha sido fácil, pero es que las cosas que están pasando desde que empezó esta crisis… ¡van a acabar con nosotros!

Ahora mismo tenemos dos ayuntamientos que nos deben mucho dinero, ¡¡con facturas pendientes de pago desde el año 2008!! He intentado hablar con ellos mil veces, pero sólo consigo que me repitan una y otra vez que nos pagarán pero que no saben cuándo.

Y mientras, yo tengo que seguir pagando el sueldo de mis empleados cada mes y no me llega ¡¡no me llega!!

Entre los recibos impagados y el bajón que ha dado mi negocio tengo pagos atrasados por todos lados, estoy desesperado y ya no sé que hacer. Ante nuestra situación de falta de liquidez, presenté a varios bancos todo tipo de documentos exponiendo mi situación y solicitando un crédito para poder salir de este bache temporal. He estado una semana de banco en banco, de caja en caja, y nada de nada. Dicen que supone mucho riesgo para ellos, y que además tenemos un problema muy grave con esos ayuntamientos que nos saben cuándo nos pagarán. ¡Ya! ¡Si eso ya lo se yo! ¡Por eso pido ayuda, porque tengo un problema!

Ahora, después de 20 años de trabajo, me estoy planteando por primera vez despedir a varios empleados, todos los que pueda. Y no es eso lo peor, sino que tendré que continuar con esta “sangría” para poder mantenerme o tendré que cerrar. Pero aún así, me será muy difícil seguir adelante, porque estoy hipotecando todo mi patrimonio intentando salvar la empresa.

En conclusión, estoy a un paso de cerrar una compañía que da de comer a veinte familias porque no consigo que nadie fuerce a las administraciones a pagar un dinero que, en teoría, ya tenían asignado a un gasto en sus presupuestos, y porque no se ponen líneas de ayuda.

Todos sabemos que en estos momentos las cosas no van bien y que la crisis está siendo dura para todo el mundo, pero yo me pregunto… ¿si las administraciones no respetan los plazos de pago, dando ejemplo a los demás, cómo van a hacerlo las empresas? ¿por qué no se abren líneas de ayuda para estos problemas temporales o se obliga de alguna manera a los bancos a que concedan algún crédito en estos casos?

César Galeno
Empresario