El pasado viernes se presentó el Barómetro de empleabilidad y empleo de los universitarios en España. Es una potente herramienta que ayuda a diagnosticar la situación laboral de los universitarios y la vinculación real entre la formación superior y el empleo. Las conclusiones que se pueden extraer del barómetro son tan útiles como reveladoras. El 94% los universitarios volverían a acudir a la universidad y más de la mitad elegiría de nuevo la misma titulación en el mismo centro de estudios.

Esta primera edición del Barómetro ha sido publicada gracias a la iniciativa de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria de la Polítecnica de Madrid y el apoyo de la Obra Social de La Caixa. Para su elaboración, se han recopilado datos de titulados superiores que llevan un tiempo en el mercado laboral. En concreto, se ha contado con la participación de más de 13.000 egresados que obtuvieron su título en 2009-2010. Se han cruzado los datos de una encuesta elaborada a esta muestra con los registros administrativos de 45 universidades, públicas y privadas. En el estudio han entrado en juego multitud de variables de tipo sociodemográfico, competencias genéricas, itinerarios laborales, centros de estudios, áreas de formación, entre otras.

La satisfacción con lo que se ha estudiado

El aspecto que más valoran los universitarios encuestados es el profesorado, por encima de los contenidos de la titulación, por ejemplo. Las valoraciones más críticas se las llevan las metodologías educativas y los servicios de apoyo al estudiante, como orientación o búsqueda de empleo.

El porcentaje de titulados que repetirían sus estudios, como hemos visto, es muy alto, lo que refleja una visión muy positiva de la formación recibida, aunque también cabe decir que el 46% cambiaría de universidad y el 12% cambiaría de universidad y de carrera.

La satisfacción con el puesto de trabajo

Se puede decir que la satisfacción de los titulados con el puesto que están desempeñando es alta. El 72,37% de los egresados a los que se ha consultado considera que su último empleo estaba bastante o muy relacionado con sus estudios.

El mayor ajuste se da en los estudios de Ciencias de la Salud y, después, en los títulos de Ciencias y de Ingeniería y Arquitectura. Por el contrario, los que trabajan en áreas más ajenas a su formación son los titulados en Artes y Humanidades.

Por otro lado, también conviene destacar que en todas las ramas mejora el grado de ajuste con respecto a lo que se ha estudiado entre el primer empleo con el que se accedió al mercado laboral y el último que se ha desempeñado.

En cuanto a si la cualificación que se obtiene en la formación es adecuada, 6 de cada 10 piensan que sí lo es, mientras que 3 de cada 10 se ven sobrecualificados y 1 de cada 10 infracualificado.

Con respecto a la sobrecualificación, el director de la Cátedra Unesco Francisco Michavila advirtió en la presentación del Barómetro que hay que tomarla con cautela. Los egresados se cualifican para desarrollar una carrera profesional, no para cubrir las expectativas del primer puesto que ocupan. Por eso, con el paso del tiempo, entre el primer empleo y el último, la cualificación tiende a un mayor grado de adecuación en todas las ramas.

La adquisición de competencias

Los titulados que han participado en el Barómetro consideran que la universidad ha sido determinante para adquirir competencias generales como «aprender a trabajar en equipo», «saber cómo comunicar de forma escrita» o desarrollar la habilidad de «trabajar de forma independiente».

Sin embargo, esta institución debería poner mayor énfasis a la hora de que sus alumnos adquiriesen suficientes competencias en otros idiomas, hablados y escritos, en «conocimiento relacionado con RRSS e Internet» y en potenciar la «capacidad para trabajar en un contexto internacional».

Relacionado con esto último, el rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, destacó el bajo interés por parte de los empleadores en que los candidatos posean competencias en idiomas y cómo este hecho podía estar reflejando una realidad, la falta de iniciativa de las empresas en la internacionalización de su negocio.

Muchas son las conclusiones que se pueden extraer del Barómetro de Empleabilidad de las que pueden tomar nota tanto estudiantes que quieran estar al tanto de las competencias que se exigen y que se están ofreciendo, como universidades que quieran mejorar sus planes de estudios, instituciones públicas que vean la necesidad de tomar medidas en determinadas áreas o empresas y empleadores que conozcan más sobre el capital humano con el que cuentan. Se ha puesto a disposición de cualquier usuario una completa y dinámica web desde donde se puede acceder a los datos y conclusiones de esta potente herramienta.