Las noticias sobre el mercado laboral siguen dando pocas alegrías. El notable incremento de EREs (Expedientes de Regulación de Empleo) supone una gota más en el casi rebosante vaso de datos negativos sobre empleo. Según el Boletín de Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo, el número de Expedientes de Regulación de Empleo registrados en el primer semestre de 2009 ascendió a 10.427, multiplicando por 6 la cifra correspondiente al mismo periodo del pasado año, cuando el número de EREs era de 1.770 o lo que es lo mismo, en tan sólo 12 meses se ha incrementado en un 489% el número de EREs autorizados. Esto supone un incremento de un 1.096% en el número de afectados, pasando de 27.288 en el primer semestre de 2008 a 326.379 doce meses después.

Ante estas cifras, y si en cualquier circunstancia es aconsejable que un despido vaya acompañado de un plan de recolocación, ahora más que nunca las empresas deberían considerar imprescindible ayudar a sus trabajadores en la búsqueda de una alternativa profesional en un escenario de escasez de oportunidades laborales.

Según el Informe de Recolocación elaborado por Creade Lee Hecht Harrison, afortunadamente, el número de ERE ha ido acompañado de un mayor número de programas de recolocación. Si en 2008 el total de candidatos atendidos por la consultora en programas de recolocación fue de 5.253, sólo en el primer semestre de 2009 se ha conseguido alcanzar prácticamente la misma cantidad: 5.211. Lo que pone de manifiesto una mayor concienciación por parte de las empresas a la hora de ejecutar sus ERE en un periodo de tanta incertidumbre y destrucción de empleo.

Pese a ello, lo cierto es que la recolocación de los trabajadores también ha sufrido las consecuencias de la crisis y en este primer semestre de 2009 se ha visto reducida sensiblemente: un 59% de los candidatos atendidos por Creade Lee Hecht Harrison ha encontrado una nueva alternativa profesional antes de un año, frente al 65% que lo lograban en el mismo periodo en 2008.

Uno de los efectos inmediatos que la crisis tuvo en 2008 fue el aumento en casi dos meses del tiempo medio de recolocación de los trabajadores. Esta tendencia parece no haber tocado fondo y, tan sólo en el primer semestre de 2009, ese tiempo ha vuelto a verse incrementado en un mes. Así, si en 2008 el tiempo medio de recolocación de los candidatos que participaban en programas individuales era de 5,9 meses, esa cifra se ha incrementado hasta alcanzar los 6,7 meses en la primera mitad de 2009. Algo parecido ha ocurrido con los programas grupales, cuyos candidatos han pasado de tardar 6 meses en recolocarse en 2008 a 7,2 meses en el primer semestre de 2009. Pero además la crisis económica no sólo ha provocado un aumento del tiempo medio de recolocación, sino que la remuneración de los trabajadores que encuentran una nueva alternativa profesional se ha visto reducida con respecto a la de su anterior trabajo.

Por edades, los menores de 35 años son el grupo que más rápido se recoloca, un 82% de los candidatos de programas grupales y el 69% de los individuales consigue su objetivo en un plazo inferior a 6 meses, ya que las empresas buscan ahora más el potencial que la experiencia.

Sectores de procedencia

Por sectores, aunque el sector de la construcción es el que ha sufrido el mayor aumento de ERE en los seis primeros meses del año, multiplicándose por ocho hasta los 840 autorizados, industria ha sido la actividad en la que más ERE se han firmado, 5.570 en total, más de la mitad de todos los realizados en el primer semestre de 2009. 

El sector servicios es el segundo más golpeado por los ERE, registrando un 32,4% del total, lo que supone cuatro veces más que el pasado año. Sin embargo, también es el que más ha invertido en recolocar a sus trabajadores a través de programas individuales, seguido del sector gran consumo-distribución y del químico-farmacéutico. En el caso de los programas grupales, el industrial es el que más invierte.