El desequilibrio entre oferta y demanda de empleo hace que los procesos de selección sean cada vez más complejos. Ante esta situación, lo mejor es elaborar un buen currículum, preparar bien las entrevistas, ayudarse de la red de contactos y, si es necesario, echarle un poco de ingenio…