Las compañías podrán continuar con los ERTE, si pueden justificar su causa, hasta que acabe el mes de junio. Esto quiere decir que, si la actividad de tu empresa se ve afectada por el cierre de la cuarentena, todavía pueden manteneros en esta situación un tiempo más. Además, les está permitido hacerlo de manera parcial. Te contamos en qué consiste esta nueva medida y cómo te puede afectar toda esta circunstancia si estás en un ERTE.

¿Qué ventajas tiene mi empresa si se acoge a esta nueva prórroga?

Las empresas que hasta ahora se habían acogido al ERTE por causas de fuerza mayor estaban exoneradas de pagar las cuotas a la Seguridad Social por las personas que tenían contratadas, si tenían menos de 50 empleados. En caso de superar esta cifra, debían aportar por su plantilla el 25% de las cotizaciones sociales. Las que se acojan a este tipo de ERTE durante los meses de mayo y junio, continuarán con las mismas ventajas, salvo que hayan iniciado su actividad.

En caso de que hayan abierto con motivo de la desescalada, aunque sea una apertura parcial, tendrán que pagar un porcentaje mayor de las cotizaciones, que se incrementará en el mes de junio con respecto al de mayo. Ahora bien, la bonificación en las cuotas será más elevada en el caso de los empleados que se hayan tenido que reincorporar y que, por tanto, se queden fuera del ERTE. Es lo que se conoce como ERTE por fuerza mayor parcial.

Otro de los cambios sustanciales de esta prórroga es que las compañías deben justificar el motivo de seguir acogiéndose al ERTE. Para ello, tendrán que presentar una declaración responsable ante la Tesorería General de la Seguridad Social antes de solicitar el cálculo de la liquidación de las cuotas. Es decir, antes de que finalice mayo.

TuEmpleo-ERTE-por-fuerza-mayor-hasta-finales-de-junio

¿En qué situación me quedo cuando se acabe el ERTE?

En principio, las empresas que se hayan acogido al ERTE con motivo de la COVID-19 están obligadas a mantener al personal que hubiera entrado en este expediente de regulación durante 6 meses más después de la reincorporación. Algo que no sucede con los ERTE generados por otras causas.

Sin embargo, si tu empresa realiza una actividad que está muy marcada por la estacionalidad, como pasa con el turismo, algunos comercios, la alimentación, la agricultura y los espectáculos cinematográficos y de artes escénicas, entre otros, esta condición se va a flexibilizar y puede que no tengas ese periodo de protección.

Con respecto al cómputo de vacaciones, ten en cuenta que durante el ERTE no has generado derecho a tenerlas, pues la relación laboral con tu empresa se encuentra suspendida. Es decir, te corresponderán algunos días menos este año. Y por ese mismo motivo no cobrarás las pagas extra como si hubieras trabajado todos los días del año que te corresponde, sino que lo harás solo por el periodo que no hayas estado bajo el ERTE.