La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2015 arroja datos tanto positivos como negativos. Baja el paro en 13.100 personas, pero se destruyen 114.300 puestos de trabajo. La sorpresa la dieron los sectores de la construcción y de industria, que han sacado de las filas del paro a 11.400 personas.

La cifra de desempleados se sitúa en casi 5,5 millones de personas, mientras que hay en torno a 17,5 millones de trabajadores en activo en España. La tasa de ocupación es del 45,32%, unas décimas más baja que el trimestre anterior.

Las buenas noticias

Baja el paro en 13.100 personas. Con respecto al trimestre anterior, hay un 0,24% menos de desempleados. Ha sido el mayor descenso en esta época del año desde 2005.

Si tenemos en cuenta el cómputo anual, hay casi medio millón menos de desempleados, lo que supone una reducción del paro del 8,2%. Durante el último año la ocupación ha ido aumentando y ha crecido a un ritmo del 2,97%. Son ya cuatro los trimestres consecutivos en los que las cifras muestran su cara amable.

Si nos fijamos en los datos desestacionalizados, fuera de los altibajos que provocan los cambios de estación en el turismo y las temporadas agrícolas en este trimestre, el desempleo ha descendido un 2,51% con respecto al trimestre anterior.

Uno de los sectores que muestra mayor recuperación es el de la construcción, con 7.200 parados menos. El otro es el de industria, que ha dado trabajo a 4.200 personas durante este trimestre.

La cara más fea

Es cierto que el primer trimestre suele ser malo para el empleo. Si bien los datos de la Seguridad Social dejaban ver una cierta recuperación, los presentados por la EPA muestran una realidad distinta: hay 114.000 personas menos trabajando que en diciembre. Ahora bien, es el menor descenso registrado en este periodo desde 2008. La tasa de paro ha sufrido un ligero aumento, del 23,70% al 23,78%.

Decíamos que la cantidad de parados al cierre de los datos de marzo es de casi 5,5 millones de personas: más de la mitad de ellos son parados de larga duración, en concreto, el 61%.

Los sectores más afectados por la destrucción de empleo son el de servicios, que cuenta con 35.500 trabajadores menos, y el de agricultura, con 9.700 parados más.

Otro dato negativo es que la brecha laboral entre hombres y mujeres se acentúa. Entre los hombres, hay 21.400 parados menos, mientras que la cifra de desempleadas ha aumentado en 8.300 mujeres. Por otro lado, el desempleo ha afectado más a los inmigrantes, que presentan una tasa de paro superior al 33%. Esto supone una diferencia de 11 puntos con respecto a la de las personas con nacionalidad española.

La recuperación del empleo se ha enfriado durante el primer trimestre del año. Sin embargo, los datos indican un cierto restablecimiento si se compara con el mismo periodo en años anteriores. A pesar de los datos negativos, parece que la tendencia de mejora se consolida en un trimestre tradicionalmente malo para el empleo.