Ni formación, ni talento y ni siquiera suerte. Cuando se trata de encontrar empleo, los trabajadores confían en la ayuda que le puedan ofrecer su red de contactos. Así lo afirma casi la mitad de los 1.346 candidatos a los que Randstad ha preguntado a través de su página web, www.randstad.es, durante los meses de junio y julio de 2010.

El “boca a boca” ha aumentado su importancia. Los contactos y conocidos no sólo sirven para dar a conocer una oferta de empleo “oculta” (que no llega a comunicarse al exterior de la empresa), sino, fundamentalmente, son una garantía para el seleccionador, que confía en dicha recomendación para valorar al nuevo candidato.

Con el aumento en el número de candidatos, las empresas no sólo buscan a trabajadores que tengan la formación y experiencia necesarias, sino que vengan con referencias de otros trabajos o compañeros. De esta manera se aseguran que el empleado va a encajar en la dinámica y filosofía de la compañía y que conoce y puede aportar un valor añadido al puesto de trabajo.

De hecho, la red de contactos abarca desde familiares, conocidos, antiguos compañeros de trabajo y jefes, así como proveedores y clientes. Por ejemplo, acudir a a la entrevista con una carta de recomendación ya sea de antiguos jefes, proveedores o clientes siempre añadirá un punto positivo a la hora de evaluarle.

Cómo diferenciarse en las redes sociales

Una forma de venderse con estos contactos es a través de las redes sociales. Un 77% de candidatos sondeados por Randstad a través de su página web reconocían que utilizaban las redes sociales para buscar trabajo, pero no todos lo hacen de forma correcta. Randstad, líder en soluciones de recursos humanos, recomienda:

• En la parte más técnica, es necesario rellenar absolutamente todos los campos del CV y completarlo de forma concisa y correcta, como lo haríamos en papel.

No sólo es importante estar presente, sino ser muy activo: participar en foros y temas de debate, aprovechar el feedback de otros compañeros o conocidos sobre ciertos temas o conocimientos, asociarse a grupos e invitar a conocidos…

• La fuerza del networking está en “bucear” lo máximo posible en las redes sociales y

• Aprovechar el conocimiento de otros.

Sondear a nuestros contactos: a veces el amigo de un amigo trabaja en una empresa interesante y nos puede abrir la puerta a una nueva oportunidad laboral.

Otra forma de buscar trabajo

Sin embargo, para conseguir un empleo, los contactos no son el único canal. Cada día toman más relevancia en los procesos de selección la actitud del trabajador, el compromiso con la organización y el interés por vincularse a un proyecto. Siempre sin olvidar que el primer filtro está en la formación, tanto la académica como la obtenida a través de la experiencia en el puesto de trabajo.

Existen cuatro puntos fundamentales a la hora de contratar a un trabajador u otro:

• Conocimiento. La formación continua, como una herramienta de reciclaje, es imprescindible para aquellos candidatos que quieren llegar a lo más alto en su carrera profesional. No sólo en su área de conocimiento, sino en aquellas materias o “habilidades blandas” que le ayuden a dirigir con éxito equipos.

• Experiencia. No sólo la formación es una herramienta válida para comprobar la cualificación de un trabajador, sino su bagaje profesional en un determinado puesto o sector.

• Compromiso. Un trabajador comprometido y alineado con la estrategia de la compañía es mejor valorado que otro.

Capacidad de trabajo. Las conocidas como skills, “habilidades puras” del candidato, son básicas en su carrera profesional.