Mientras las grandes compañías hacen públicos sus planes ante una eventual pandemia de gripe A, las pymes, dotadas de menos recursos humanos y financieros, empiezan a implantar sencillas, pero eficaces medidas que reduzcan su vulnerabilidad ante el virus H1N1. David Garrofé, secretario general de Cecot, la patronal catalana que engloba a pymes, micropymes y autónomos, asegura que no detecta preocupación entre los pequeños empresarios, sino interés. «Sí se están haciendo cosas, aunque dependen, sobre todo, del sector, la dimensión del negocio y la sensibilidad del equipo directivo. Un carpintero autónomo se lavará las manos con más frecuencia, evitará los locales concurridos y, si se nota cualquier síntoma, irá al médico. Y esta serie de precauciones es muy importante en un autónomo, que no escribirá un protocolo, pero establecerá una conducta».

Las pymes son más ágiles ante los imprevistos

Juan García Gay, responsable de la división de Planes de Continuidad de Negocio de la consultora de riesgos y seguros Marsh, reconoce que mientras las pymes son más ágiles y flexibles ante los imprevistos, las grandes cuentan con más medios.

No obstante, Gay, acostumbrado a recibir montones de consultas, lanza un mensaje muy tranquilizador a las pequeñas empresas: «Que no se asunten ante la prevención, porque ésta no requiere un gran esfuerzo financiero y de recursos. Basta con que se esfuercen y pongan al día toda la documentación que hay, que es mucha, y que hagan una planificación. Sólo es necesario sentido común, sentarse y organizarse».

David Garrofé no puede estar más de acuerdo con este consejo. Convencido de que «se ha multiplicado en exceso el impacto de la noticia», aboga por leer la guía del Ministerio de Sanidad y las recomendaciones de las distintas comunidades autónomas, y extraer las medidas adecuadas para cada caso. «Siempre con sentido común, el mínimo coste y la máxima eficiencia», remarca.

El teletrabajo no está al alcance de todos

La posibilidad del teletrabajo como acción preventiva tampoco parece estar al alcance de las pequeñas empresas. Según el informe ‘La Sociedad de la Información en España 2008′, elaborado por Telefónica, sólo el 3,7% de las microempresas y el 11,1% de las compañías que tienen entre 10 y 48 trabajadores disponen de acceso remoto. Desde Cecot, donde ayudan a las empresas a localizar los puestos más clásicos para poderlos desempeñar desde casa, Garrofé advierte de que, «como máximo, sólo el 5% del volumen de trabajo podría sacarse así».