La Formación in Company no es sólo un asunto de grandes compañías, que pueden gastar miles de euros anuales en la preparación y el reciclaje de sus empleados. También las pequeñas y medianas empresas cuentan con ayudas por parte del sector público para la formación continua de sus trabajadores.

La Fundación Tripartita, por ejemplo, pone a disposición de las empresas un crédito anual para la formación en el empleo, principalmente dirigido a las empresas de pequeño y mediano formato, así como información y asistencia técnica personal e individual.

Las empresas disponen de un crédito para la formación que pueden hacer efectivo mediante la aplicación de bonificaciones en sus cuotas de la Seguridad Social. Con la ayuda de este crédito, las empresas tienen la posibilidad de organizar y gestionar la formación de sus trabajadores por sí mismas, o bien contratar su ejecución con centros o entidades  especializados. En ambos casos, es la empresa la que decide los contenidos formativos que necesita, en el momento del año que elija y con la modalidad que decida.

Las empresas de 1 a 5 trabajadores tienen un crédito mínimo de 420 euros. Al resto se le adjudica un porcentaje de bonificación sobre su cuota de formación profesional, siendo éste mayor cuanto menor sea el tamaño de la empresa. De este modo, una empresa de entre 6 y 9 empleados tiene el 100% de bonificación en su cuota de formación de la Seguridad Social; una de entre 10 y 49, tiene el 75% de bonificación; una compañía de entre 50 y 249 cuenta con un 60% de bonificación; y, por último, una gran empresa,  con más de 250 empleados, tiene una bonificación del 50%.

Horas de formación

La Fundación Tripartita también contempla la posibilidad de estudiar y  trabajar a la vez, una situación que facilita mediante los permisos individuales de formación.

El trabajador puede disponer de hasta 200 horas por año académico para asistir a clase, siempre que los estudios realizados estén reconocidos mediante una acreditación oficial. El número de horas del permiso concedido al trabajador para su formación puede compensarlo la empresa más tarde con cargo a su crédito para formación continua. El coste de la bonificación es el equivalente a una cantidad igual al salario del trabajador y las cotizaciones devengadas a la Seguridad Social durante un período no superior a 200 horas laborales durante el curso académico. El permiso tiene que ser autorizado por la empresa y la denegación debe estarmotivada por razones organizativas o de producción.