Profesionales del futuro

Basandose en varios estudios y en la oponión de distintos expertos en empresa, economía y mercado de trabajo, la revista Consumer Eroski ha elaborado un listado de los profesionales que serán más demandados en un futuro cercano.

En primer lugar señalan profesionales que tendrán como objetivo hacernos la vida más sencilla:

Especialistas en domótica: el futuro de este campo no se limita al ahorro energético en los hogares o a poder controlar los electrodomésticos a distancia, va mucho más allá: bombillas y lámparas que se autorregularán en función de los estados de ánimo, paredes que podrán cambiar de color para proporcionar comodidad si se ha tenido un mal día e, incluso, algunos muebles se transforman para dar un masaje.

Diseño y venta de coches personalizados: en un futuro no muy lejano, los automóviles se adaptarán completamente a las características físicas de cada conductor. Además, habrá nuevas formas de compra. Por ejemplo, al acudir al concesionario, un ordenador y unos sensores permitirán experimentar lo que se siente al conducir el coche que interesa.

Ingenieros de vehículos alternativos: aunque suena a ciencia ficción, en el futuro se espera que haya vehículos diferentes a los convencionales, como coches que vuelen o que viajen por debajo del agua. Serán necesarios profesionales formados en distintos ámbitos de la ingeniería para construirlos, diseñarlos y mantenerlos, así como para generar combustibles alternativos. 

Abogados expertos en «conflictos virtuales»: las nuevas tecnologías traen consigo también un nuevo tipo de delitos y conflictos, por ejemplo, los relacionados con los derechos de propiedad o las descargas de Internet. Surgirá la necesidad de recurrir a abogados especializados en resolver estos conflictos jurídicos, que además en muchos casos podrían involucrar a personas que viven en países y regiones con diferentes leyes.

Ingenieros diseñadores de robots: de momento el uso de robots se ha limitado al mundo de la industria pero la gran evolución de la robótica está en su utilización en los servicios y el hogar (limpieza, planchado, cuidado a personas, etc.). Los profesionales que se especialicen en robótica (diseño o ingeniería) tendrán un futuro más que asegurado.

Ciencias de la salud

La salud es una de las mayores preocupaciones de la sociedad. Surgirán nuevas ramas y ámbitos de estudio que requerirán profesionales especializados.

Nanomédicos: los avances en nanotecnología y el desarrollo de dispositivos de escala molecular aplicados a los tratamientos médicos traerán consigo la formación de especialistas en nanomedicina para administrar estos tratamientos. Será una medicina más personalizada y los fármacos se administrarán en el lugar donde se desarrolla la enfermedad.

Crioconservación de órganos vitales: esta técnica es idónea en la actualidad para conservar órganos destinados a trasplantes, aunque sólo algunos tipos de células y tejidos (como el esperma y los embriones) son capaces de resistir el proceso para reutilizarse sin daños. En un futuro no muy lejano, es previsible que también puedan criogenizarse órganos y hasta cuerpos humanos.

Fabricantes de órganos corporales: los avances científicos harán posible la creación de «piezas corporales» y toda su cadena: fabricantes, comercios y servicios post-venta (mantenimiento y reparación). De hecho, la medicina regenerativa, como la cirugía plástica, robótica, genética y generación de tejidos, consigue unos resultados espectaculares. Muy pronto se podrán fabricar órganos y extremidades para reemplazar las partes dañadas de cualquier ser humano.

Especialistas en la tercera edad: el progresivo envejecimiento de la población propiciará la necesidad de nuevas profesiones de atención a la tercera edad. Serán especialistas en ayudar a controlar la salud y las necesidades de las personas mayores e intentar prolongar su vida activa durante más tiempo. Se precisan tanto profesionales especializados en medicina general como en estética, salud mental, deportiva, etc.

Medio ambiente

La conservación del medio ambiente o el desarrollo de nuevas formas de enrgía son otras de las grandes preocupaciones del futuro.

Creadores de microclimas: el calentamiento global obligará, sobre todo en determinadas zonas geográficas, a la creación de microclimas artificiales. El futuro en este campo pasa por la investigación de nuevos materiales para la construcción que reproduzcan condiciones de la naturaleza y que mantengan grandes espacios en unas condiciones de temperatura y limpieza del aire óptimas. Diseñadores, arquitectos, biólogos y meteorólogos tendrán un interesante campo de especialización.

«Policías» de modificación del clima: cada vez son más los países que tratan de «provocar» ciertos fenómenos meteorológicos, en especial la lluvia. Por esta razón, será necesario un tipo de policía especializada en la modificación del clima, que se encargará de controlar, vigilar y autorizar la explosión en el aire de cohetes que contienen yodo de plata, que provoca la precipitación de nubes pasajeras.

Especialistas en revertir el cambio climático: se prevé un aumento de la demanda de profesionales que sean capaces de revertir o reducir los efectos más devastadores del cambio climático. Será preciso contar con personas con capacidad para aplicar soluciones multidisciplinares, como la construcción de paraguas gigantes para desviar los rayos del sol.

Expertos en clonación forestal: en 20 años, la biotecnología forestal habrá superado los actuales cultivos in vitro y habrá descubierto técnicas para regenerar los árboles de forma controlada. Los clones, que tienen el mismo vigor de crecimiento, calidad de madera y resistencia a plagas, permitirán recuperar especies perdidas y crear nuevos espacios verdes.

Marketing y consumo

Surgen nuevas formas de comunicación y por lo tanto nuevas formas de vender y llegar a los clientes.

Gestores de tiendas virtuales: no se espera que el mercado on line sustituya al comercio tradicional, pero cada día se consolida más: tiendas electrónicas, centros comerciales virtuales, outlet a través de Internet… Las nuevas profesiones se centrarán en diseñadores de tiendas virtuales, gestores de producto o responsables de logística, entre otras.

Expertos en neuromarketing: está demostrado que la manera de presentar un mensaje publicitario u otros estímulos como el color, el olor o el sonido, influyen en los circuitos cerebrales y en las decisiones de compra. Esto, que se conoce como neuromarketing, es un campo aún poco desarrollado y con grandes posibilidades de crecimiento.

Agentes de redes sociales: para que nadie se sienta excluido de las redes sociales, se formarán personas dentro del ámbito de trabajo social para facilitar la integración de los individuos en las redes.

Gestores personales de marca: la obsesión por las marcas hará crecer una profesión que es una extensión del papel desempeñado por publicistas y estilistas. Estos especialistas trabajarán para que cualquier persona pueda crear su marca personal, desarrollar perfiles a través de su blog y de las redes sociales, etc.

Otras profesiones

Expertos en realidad aumentada: la «realidad aumentada» busca combinar la realidad virtual con la tradicional. Consiste en añadir una parte virtual al mundo real. Una aplicación reciente ha permitido la reconstrucción de una iglesia de la Edad Media que llevaba siglos en ruinas. Con la ayuda de un vídeo-casco, se podía contemplar desde cualquier ángulo una imagen (en parte real y en parte virtual) de la iglesia en perfecto estado de conservación, superpuesta a la realidad en ruinas. Se aplicará, sobre todo, al turismo.

Farmagranjeros: serán granjeros de especies transgénicas, especializados en el desarrollo y producción de animales que se han modificado genéticamente para aumentar la cantidad de alimento con proteínas beneficiosas para la salud. Deberán tener conocimientos farmacéuticos que permitan modificar las plantas, de forma que los cultivos puedan producir un volumen mayor de alimentos con mayores cantidades terapéuticas y proteínas.

Granjeros verticales: en un futuro, la producción agrícola podrá ser vertical, que se considera más económica y ecológica. Cada vez capta más adeptos la idea de vivir en una ciudad contenida en un solo edificio, donde también se cultive la comida. Se necesitarán agricultores especializados.

Pilotos, guías y arquitectos espaciales: ante el prometedor auge del turismo espacial serán necesarios pilotos y personal que sepan dirigir aeronaves, guías turísticos, así como arquitectos para diseñar los lugares donde este personal resida y trabaje. Parece muy lejano, pero la Universidad de Houston ya trabaja en proyectos como un invernadero en Marte, bases lunares y vehículos de exploración del espacio.