Cómo las empresas perciben a las universidades como formadoras de futuros empleados es el objeto de análisis de un informe presentado recientemente por la Fundación Everis en el que se examina la empleabilidad de los recién graduados. Esta encuesta, realizada a más de dos mil empresas y centrada en ocho competencias, investiga el vínculo existente entre empresa y universidad y cómo la formación universitaria se ajusta a lo que demandan las empresas. Se trata del Ranking Universidad-Empresa

Competencias: indispensables, necesarias e importantes

Las competencias adquiridas por los alumnos al graduarse (no se han tenido en cuenta posgrados ni másteres) han sido el principal objeto de valoración del estudio. Se han encontrado ocho aptitudes que las empresas tienen en consideración al valorar la idoneidad de un candidato para ser contratado. Se consideran indispensables la honestidad y compromiso ético, la capacidad para aprender y adaptación al cambio y el trabajo en equipo. Como competencias necesarias se citan el análisis y resolución de competencias, las habilidades interpersonales y comunicación y la orientación a resultados, y como importantes están las habilidades para trabajar en entornos multiculturales y multidisciplinares y los conocimientos técnicos de la profesión.

La honestidad y el compromiso ético es la competencia que más se aprecia entre las empresas a la hora de considerar a un nuevo empleado. Un 71% de las empresas consultadas le dan entre un nueve y un diez. A continuación la «capacidad para aprender y adaptación al cambio» se posiciona como la segunda más valorada, seguida de la «capacidad de trabajar en equipo».

El estudio analiza otras variables como qué tipo de empresas emplean con mayor frecuencia a recién titulados. Así, arroja el dato de que el 77% de las empresas de menos de diez empleados no ha contratado a ningún recién graduado en los últimos cinco años. Son las empresas de más de 1.000 empleados (un 77%) las que acogen mayoritariamente estos perfiles.

El informe ha tenido en cuenta cinco áreas de especialización: Informática y TIC, Ciencias e Ingenierías, ADE y Economía y Derecho, Salud y Bienestar, Humanidades y otras Ciencias Sociales. En cada ámbito se ha elaborado un ranking de las diez que ostentan los mejores resultados, en un item que recoge el análisis global que se ha llamado «adaptación competencias (adquiridas en la universidad)-necesidades (de las empresas)»

Las mejores universidades en cada área de conocimiento

La Universidad Politécnica de Catalunya, la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad de Alcalá son las que forman el podio en el ámbito del área de Informática y TIC. Cada una destaca en una competencia. Por ejemplo, la Universidad Rey Juan Carlos es mejor en “conocimientos técnicos de la profesión” y la Politécnica de Cataluya en “habilidad para trabajar en entornos multiculturales y multidisciplinares”

En el área de ADE, Económicas y Derecho los tres primeros puestos los consiguen, en primer lugar la Universidad Pompeu Fabra, y le siguen la Universidad Pontificia de Comillas y la Universidad de Alicante.

Salud y bienestar están mejor representadas por la Universidad de Navarra en primer puesto, destacando con casi un diez en la competencia “conocimientos técnicos de la profesión” seguida de la Universidad Católica San Antonio de Murcia y la Universidad de Cádiz.

La Universidad de Sevilla ocupa la primera posición entre las carreras de Humanidades y otras ciencias sociales. En segundo lugar se sitúa la Autónoma de Barcelona y el bronce es para la Complutense.

En Ciencias e Ingeniería la universidad mejor valorada es la Politécnica de Valencia. Este centro lidera el palmarés de las mejores en el cómputo global. A continuación se encuentra la de Navarra y después la Politécnica de Madrid.

Las titulaciones que más contratos han conseguido son  las que pertenecen al ámbito de ADE, Económicas y Derecho. Un 40,2% de las nuevas contrataciones las ha protagonizado un graduado en alguna de estas especialidades. El 27,6 % de los contratos corresponden al área de las carreras STEM, Ciencias e Ingenierías. Para las empresas, las carreras con conocimientos que se consideran transversales como  ADE o Ingeniería industrial son las que más empleabilidad sustentan.