En anteriores artículos, hemos analizado las características y los trámites necesarios para crear una Comunidad de Bienes, así como la Sociedad Limitada. Vamos a analizar en qué consiste una Sociedad Cooperativa.

Las Cooperativas de trabajo, son aquellas que asocian autónomamente a personas físicas y jurídicas, que se han unido de forma voluntaria para crear, mantener o mejorar para los socios, puestos de trabajo a tiempo completo o parcial, mediante la organización en común de la producción de bienes o servicios. Es pues, un tipo de sociedad de marcado carácter social. Cada socio tiene un voto, con independencia de sus aportaciones al capital.

La Sociedad Cooperativa viene regulada por la Ley General de Cooperativas Ley 27/1999, de 16 de julio, pero que se aplica sin perjuicio de las legislaciones que, en el ámbito de sus competencias, desarrollen determinadas Comunidades Autónomas, así como ejemplo, el régimen aplicable en la Comunidad Autónoma de Madrid se ha desarrollado por medio de la Ley Cooperativas de la Comunidad de Madrid, Ley 4/1999 de 30 de marzo.

El número mínimo de socios es de tres y el capital social de 1.803 €, que deberá estar dividido en aportaciones nominativas de los socios y, en su caso, asociados. Debe estar desembolsado al menos el 25 por ciento en el momento de su constitución y ningún socio podrá poseer más del 45 por ciento del capital social. La Sociedad Cooperativa adquiere personalidad jurídica en el momento de la firma del acta constitutiva de la misma. En algunas Comunidades Autónomas, como la de Madrid es necesaria su inscripción en el Registro de Cooperativas.

La responsabilidad es limitada a la aportación de cada socio.

El órgano de administración de la Sociedad Cooperativa es el Consejo Rector, que es el órgano de gobierno, gestión y representación de la Cooperativa. Si la Cooperativa no tiene más de diez socios, y así lo prevén los Estatutos, puede nombrarse un Administrador Único o dos Administradores Solidarios o Mancomunados. En este caso se exige un mínimo de dos Asambleas Generales en cada ejercicio.

El Consejo Rector estará formado por un mínimo de tres miembros y un máximo de quince. Los Estatutos pueden prever la existencia de consejeros independientes, no socios, siempre que no superen la cuarte parte de los previstos estatutariamente. En caso de empate el voto del Presidente es dirimente. La duración del cargo será la que fijen los Estatutos, entre dos y cuatro años.

Entre las ventajas que tiene la constitución de una Sociedad Cooperativa están las siguientes:

– Aquellos que piensen crear una Cooperativa de Trabajo Asociado y tengan derecho a cobrar la prestación por desempleo, tiene la posibilidad de cobrar el Pago Único de la Prestación.

– En el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, gozan de una exención del 100%.

– Las sociedades cooperativas «fiscalmente protegidas» tributan por el Impuesto de Sociedades al tipo del 20%. Además se benefician de diversas bonificaciones y beneficios en éste y en el resto de impuestos -Ley 20/1990 sobre Régimen Fiscal de las Cooperativas.

– Los socios puede optar por cotizar al Régimen General o al Régimen de Autónomos, con la condición de que todos estén incluidos en el mismo Régimen.

Una vez que ya hemos analizado las características de la Sociedad Cooperativa, en posteriores post analizaremos los trámites necesarios para su constitución.