Los datos de afiliación a la Seguridad Social de julio, que reflejaban un descenso del paro en un 2,4%, no sirven ahora para aliviar los sofocos del cierre del verano más caliente de las últimas décadas. El ascenso del desempleo en 84.985 personas durante el mes de agosto es un esperado jarro de agua fría . Algo similar ocurre con el número de ofertas de empleo cualificado en estos mismos meses y que, si bien ha aumentado en un 2,58% respecto a junio, su volumen ha seguido siendo inferior al de otros años. Un 64,13% menor que en el verano de 2008, concretamente.

El último Balance de Empleo realizado por Infoempleo.com da todavía más motivos para seguir sin tirarse a la piscina. Las ofertas registradas en este portal y en los medios impresos nacionales durante los últimos dos meses demuestran que el incremento en el peso relativo de la búsqueda de profesionales en hostelería y turismo no sólo se duplicó, sino que también lo hizo en relación al año pasado. Es decir, que el descenso en la contratación del resto de perfiles ha dado a los expertos en estos sectores un protagonismo inaudito. Triste récord en un año que, además, pasará a la historia por ser aquél en el que según el Ministerio de Industria, España perdió más de diez millones de visitantes en apenas seis meses.

En el mismo oasis podemos incluir al sector del comercio, que este año no ha cerrado tanto por vacaciones como en anteriores veranos. Su ascenso al cuarto lugar de la clasificación como uno de los que más puestos ofertó durante los meses de julio y agosto sigue la misma línea que otros sectores que precisan cubrir bajas y sustituciones como el turismo y la hostelería; hace un año ni aparecía en el «top ten» de los generadores de empleo y su movimiento apenas suponía la mitad que el registrado este verano, y en este balance es el salvavidas de la oferta.

Y si el verano de 2009 va a pasar a la historia como aquél en el que el turismo volvió a liderar la oferta de empleo en muchos años, merecido honor se debería llevar consigo Cataluña, que pese a ser una de las comunidades más damnificadas por el ascenso del paro en agosto, generó el 15,24% de las ofertas de toda España. Y no está de enhorabuena tanto por su volumen, sino por la distancia que, por primera vez en tiempos, le ha separado de la capital -casi dos puntos porcentuales, un 13,62%-  y que ve cómo otras comunidades, en especial el País Vasco, empiezan a buscar más profesionales que ella. ¿La razón? El contenido de la nueva oferta que redibuja el mapa de la búsqueda de profesionales culificados por regiones.

Éste es el caso de la Comunidad Valenciana y Canarias, ambas batiendo récords interanuales, hablan el lenguaje de la hostelería pese a que este verano el descenso registrado en el número de sus empleados, según el Instituto de Estudios Turísticos, alcanzase el 3% en julio. También en la misma línea encontramos a Navarra, País Vasco y Aragón, que cobijan parte del ascenso estival dentro de su sector industrial, y a Andalucía, donde el campo ha tirado más que cualquier otro ámbito.

Pero si hay un dato que cabe señalar entre las novedades que apunta el estudio que realiza Infoempleo.com es el protagonismo de Castilla y León en la oferta regional de empleo. Su búsqueda de profesionales continúa en ascenso moderado desde mayo, cuando desbancó a comunidades clásicas en los primeros puestos como Galicia. Una buena señal a la que se le suma -y además corrobora- el descenso en la tasa de destrucción de empleo y que, según la Junta de Castilla y León, cayó de nuevo en julio a un 3,06%. La Comunidad de Castilla-La Mancha, sin embargo,  toca fondo. Modesta en la creación de empleo hace ya doce meses -en los que la oferta de empleo ya había caído un 17,5% respecto al año 2007-, hoy se sitúa como la comunidad con menos necesidad de incorporaciones.