La Formación Profesional para el Empleo es uno de los dos subsistemas de Formación Profesional existentes en España que se encuentra regulada en la actualidad por el Real Decreto 395/2007, de 23 de marzo y por las diferentes disposiciones que lo desarrollan.

¿Cuál es su propósito?

La Formación Profesional para el Empleo, tiene por objeto la formación gratuita de los trabajadores desempleados y ocupados para mejorar su capacitación profesional y desarrollo personal. Favorece el aprendizaje permanente, la mejora de la empleabilidad de las personas y la competitividad de las empresas.

¿A quién va dirigida?

Con carácter general, a todos los trabajadores ocupados y desempleados, incluyendo a los socios trabajadores de cooperativas, sociedades laborales; los de los regímenes especiales de la seguridad Social —autónomos, agrario, del mar, servicio doméstico—; a los fijos discontinuos —también durante sus periodos de no ocupación—; a los acogidos a regulación de empleo en sus periodos de suspensión de empleo por expediente autorizado; a los empleados públicos —con los límites establecidos en la normativa— y a los cuidadores no profesionales que atiendan a personas en situación de dependencia.

¿Cómo se accede a este tipo de formación?

Los trabajadores ocupados pueden acceder a este tipo de formación través de las acciones formativas que puedan desarrollar sus empresas en el marco de la denominada formación de demanda. Igualmente, disponen de la posibilidad de solicitar un permiso individual de formación a su empresa, por el cual ésta puede autorizar a un trabajador para la realización de una acción formativa que se encuentre reconocida mediante una acreditación oficial.

Por otro lado, los trabajadores ocupados pueden realizar este tipo de formación gracias a los distintos planes de formación de carácter intersectorial y sectorial que organizan, entre otras, las Organizaciones empresariales y sindicales más representativas y las propias Administraciones Públicas.

Los trabajadores desempleados, por su parte, pueden participar a través de los planes de formación que incluyan acciones formativas dirigidas a este colectivo y que pueden programar, del mismo modo, las Organizaciones antes mencionadas.

Los trabajadores que participen en estas acciones deberán, al inicio de la formación, estar inscritos como desempleados o trabajadores agrarios en los Servicios Públicos de Empleo, pudiendo percibir ayudas en concepto de transporte, manutención y alojamiento. También existe la posibilidad de concesión de becas a las personas discapacitadas y a los alumnos de los programas públicos de empleo-formación.

Más información:

https://www.ugt.es/formacionparaelempleo/

https://www.fundae.es//

Unión General de Trabajadores

investigacion@ejb.ugt.org