Antonio Cursach   Francisco Bernal             

Antonio Cursach, es Director General de Barceló Viajes

Francisco Bernal, es Asesor Evaluador para Nazca y Corpfín

Dos de los hombres de negocio con más prestigio nacional nos dan su punto de vista sobre la situación actual de la empresa española, que esta haciendo un gran esfuerzo por capear la crisis.

¿Qué factores clave debe tener un buen modelo de negocio?

Antonio Cursach: Tener una base sólida, que haya realmente negocio y que el mismo tenga proyección creciente y estable. Además, ha de conocer y comprender los diferentes actores y el mercado en el que va a desarrollarse el negocio y contar con una estructura de recursos adecuada y disponer de un sistema de Cuadro de Mando para comprobar la evolución del negocio.

Franciscos Bernal: Para que un modelo de negocio sirva ha de ser completo, realista, estable, flexible y riguroso. Además, ha de ser conocido, ya que si se trata de una especie de documento secreto de la alta dirección, no es útil.

¿Han evolucionado de alguna manera esos factores a lo largo de los últimos diez años?

A.C. Han evolucionado claramente. La situación de globalización que vivimos hace que cada vez tengamos más posibles competidores y nos ofrece la posibilidad de acceder a otros mercados. Además, los clientes cada vez tienen más información y más opciones de producto o servicio por lo que son más exigentes.

F.B. Del 2000 al 2010 hemos vivido dos ciclos económicos muy diferentes. El drama ocurrido desde el verano del 2007 ha sido un test de esfuerzo para nuestros modelos de negocio.

¿Qué ventajas y desventajas puede tener para una empresa disponer de un modelo de negocio competitivo?

A.C. En la actualidad no es tanto el hecho de tener ventajas y desventajas como el hecho de que aquella empresa que no dispongan de un modelo competitivo de negocio quedan fuera del mismo rápidamente.

F.B. Un modelo de negocio permite tener una visión global de los procesos, mercados, productos, departamentos, áreas geográficas, etc. Esa visión hace posible gestionar el cambio a mayor velocidad y de un modo  consistente. Tener un modelo preserva lo valioso.

¿En qué medida debe afectar una situación de crisis como la actual para replantear el modelo de negocios existente en una compañía?

A.C. No debería afectar si esta bien formulado desde el inicio. Me explico. Un buen modelo de negocio ha de incluir el estar de forma continua revisando la situación del entorno y disponer de una estructura preparada para adaptarse a cambios, sean negativos, como sería en principio una crisis o positivos, como sería una  expansión del negocio por encima de lo previsto. Si se establece el modelo de negocio contemplando estos factores clave provoca que no se haya de replantear el modelo de negocio, sólo ajustar los recursos adaptándolos.

F.B. Es imprescindible. Quien no lo haga, dejará de operar. Los cambios que estamos viviendo son tan brutales que no es posible seguir haciendo lo de siempre y sobrevivir.

En esta misma línea, ¿en qué aspectos puede favorecer la celebración de iniciativas como el ‘I Premio al Modelo de Negocio Development Systems-ABC’?

A. C. Toda iniciativa que contemple el compartir experiencias y prácticas de éxito se ha de valorar como muy positiva. El reconocimiento a aquellas personas y empresas que se preocupan de desarrollar modelos de negocio consistentes y que impulsan la economía de forma estable y generando  empleo es también importante.

F.B. Difundir buenas prácticas ayuda al aprendizaje. Hay ejemplos a seguir. Hay empresas que se han reinventado en cuestión de meses, y otras que han mantenido lo esencial y prescindido de lo accesorio con enorme valentía. Tenemos mucho que aprender. Además,  creo que conviene aplaudir a los empresarios y directivos que no se atemorizan ante la tempestad actual.

En el caso de Barceló Viajes. ¿Cómo definiría ese modelo de negocio que le ha permitido ser una de las principales compañías de viajes de España?

A.C. El negocio de los viajes es un negocio sólido y con proyección creciente. Nuestra diferenciación no es puramente por precio, como es la de muchos de los actores en el mercado de viajes, sino una diferenciación enfocada a la rentabilidad y a la satisfacción del cliente. Además de una estructura de recursos capacitada y adecuada, disponer de sistemas de información sobre las principales variables del negocio de cara a detectar de forma rápida desviaciones y/o tendencias del negocio, y adecuar las decisiones a la situación.

¿A qué nivel se encuentran los planes de negocio de las compañías españolas?

F.B. Como punto fuerte destacaría el excelente desarrollo de los aspectos financieros, en el que se percibe la influencia de especialistas, auditores y asesores financieros. ¿Puntos débiles? Con frecuencia me surgen dos interrogantes: ¿Y el Cliente? Falta dar mayor peso a sus necesidades, competidores, alternativas… ¿Qué le aportamos realmente valioso? ¿Y la gente? ¿Quién va a hacer realidad los planes? La implantación la realizan personas formadas, motivadas y bien dirigidas. ¿Qué estamos haciendo para que nuestros equipos humanos estén a la altura de los retos actuales?