Todo el año esperándolas y lo rápido que se pasan. Las vacaciones llegan a su fin y toca volver a la dura realidad: trabajo, tareas domésticas, clases, rutina… Para algunos trabajadores este momento puede suponer una verdadera crisis, volver a coger el ritmo puede resultar una cuesta arriba muy dura.

Para analizar la influencia de este fenómeno, Randstad ha realizado un estudio entre 1.593 personas repartidas por la geografía española, y la conclusión es clara: el 57% de los trabajadores reconoce que sufre síndrome postvacacional. Pero ¿en qué consiste exactamente? Los expertos lo definen como la dificultad para adaptarse de nuevo al empleo después de un periodo de descanso que se pone de manifiesto por una serie de síntomas que pueden variar: irritabilidad, tristeza, insomnio, dolores de cabeza, alteraciones en el apetito o desmotivación.

La encuesta elaborada por Randstad revela que son las mujeres las que más sufren este síndrome, en concreto un 63% de ellas afirma haberlo sufrido alguna vez frente a un 51% de los hombres. Por edades, los profesionales de entre 25 y 29 años son los que más problemas tienen para volver a la rutina, así lo afirman un 65% de los encuestados.

Uno de los datos más curiosos que da a conocer el informe es la relación entre el nivel educativo y la propensión a sufrir este tipo de depresión. Según Randstad, las personas con mayor nivel educativo son las que más problemas tienen para reincorporarse a la rutina diaria. Las personas con estudios básicos afirman que no les cuesta volver al trabajo tras un periodo de descanso, pero a partir de ahí, aumentan no sólo la complicación de las tareas, sino las responsabilidades de los puestos y, por tanto, la dificultad para volver al trabajo.

La nacionalidad también parece relevante en este estudio. Un 60% de los españoles entrevistados reconoce haber sufrido en alguna ocasión el síndrome postvacacional frente al 46% de los extranjeros. Y entre los españoles, madrileños, riojanos, catalanes, vascos y baleares son los que más sufren el síndrome postvacacional, frente a castellano manchegos, cántabros, murcianos, asturianos y castellano leoneses son los que regresan con más normalidad a sus puestos de trabajo.

¿Y cuánto dura este síndrome? Para casi la mitad de los consultados, los síntomas desaparecen en pocos días. Como es lógico, los que más sufren este síndrome son también los que más tardan en superarlo, por ello las mujeres necesitan de media más tiempo que los hombres. Un 16% tarda más de una semana, un 29% necesita una semana, un 36% entre dos y tres días y sólo un 19% necesita un día. Sin embargo, un 47% de los hombres tarda menos de tres días y sólo un 14% necesita más de una semana.

Pincha aquí para conocer los consejos que Randstad propone para hacer esta vuelta a la rutina los más fácil posible.