Miguel Carvajal es profesor en la facultad de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Actualmente dirige además el Máster de Innovación en el Periodismo que comenzará a impartirse el próximo curso. Y es que el de los medios de comunicación es sin duda uno de los sectores más perjudicados por la crisis actual. Frente a ello, Carvajal propone recurrir a la innovación, abrir nuevas oportunidades de negocio para los periodistas, diversificar sus áreas de trabajo y fomentar el autoempleo.

 

A través de diversos artículos este profesor ha defendido la necesidad de formar a emprendedores en las universidades y no sólo alumnos con un currículum bajo el brazo que se limiten a llevarlo de puerta en puerta. Licenciado y Doctor en Periodismo por la Universidad de Navarra ha sido profesor visitante en la Universidad de Westminster en Londres e investigador del Centro McGannon de la Universidad de Fordham en Nueva York.

 

P. ¿Vamos directos al grano, profesor? ¿Se está innovando en el Periodismo? ¿Se puede realmente innovar en uno de los oficios más antiguos que existen?

R. Desde el economista Schumpeter se ha pensado que la innovación se produce sobre todo gracias a los avances tecnológicos, por eso el Periodismo vive en constante evolución desde Gutenberg hasta Steve Jobs. Pero existe el riesgo de pensar que la innovación es la adopción de una tecnología. La innovación es realmente descubrir una nueva forma más eficaz y más adecuada de resolverle la vida a la gente. ¿Se puede innovar en Periodismo? ¡Por supuesto que sí! Las historias son siempre las mismas desde que el mundo es mundo, pero hay mejores formas de contarlas, de llegar a la audiencia y de resolverles problemas cotidianos.

Usted lleva ya 15 años dedicado a la docencia y no sé si en su caso lo habrá advertido a lo largo de estos años, pero ¿no cree que falta mentalidad «emprendedora» entre los alumnos universitarios en general de cualquier carrera universitaria?

El panorama está cambiando y los primeros que debemos transformar la mentalidad somos los profesores. Por eso, en Estados Unidos hasta las facultades más tradicionales de Periodismo que como las de Columbia o Missouri (me remito a este sector porque es el caso que más conozco) han introducido en sus programas laboratorios para la creación de start-ups. Pero sí, también falta mentalidad entre el alumnado: muchos quieren todo hecho, triturado, listo para engullir y les falta la iniciativa para resolver los problemas por sí mismos.

 ¿Qué porcentaje aproximadamente de alumnos tienen claro que quieren «emprender» cuando empiezan la carrera y cuántos siguen pensando estudiar periodismo para acabar trabajando por ejemplo en un periódico de papel?

Cada vez es más frecuente ver a estudiantes con proyectos entre manos antes de empezar la carrera. Pero no nos engañemos, esos también los había antes: lo normal en la carrera de Periodismo siempre había sido montar una revista, un fanzine o un periódico con tus compañeros. Ahora las oportunidades se han multiplicado y quien no las aproveche, tiene poco que ofrecer en este sector. Quizá será bueno en otra cosa, pero en Periodismo deberías embarcarte en un proyecto propio desde la propia carrera.

¿Qué porcentaje de licenciados puede absorber realmente el mercado laboral de los medios tradicionales? Porque por lo que cuenta parece que no aprendemos…

Pues un porcentaje pequeño, seguro. Es evidente que hay un desajuste entre demanda y oferta. En España se licencian en Periodismo anualmente unos 2.500 estudiantes. Y el número de matrículas, sorprendentemente, no baja en los últimos años. Es evidente que los medios tradicionales no son capaces de absorber esa demanda. Pero en cambio sí que crece la oferta laboral en sectores derivados, como el de la comunicación corporativa o la comunicación digital y emerge la figura del periodista autónomo.

¿De qué manera se fomenta en su carrera o en su universidad la Innovación y el Emprendimiento de los alumnos?

La innovación es una de las líneas prioritarias de la UMH, como se puede ver en la creación de maratones de emprendedores, en el diseño de cursos orientados a la innovación tecnológica o en los institutos de investigación y desarrollo de ingenierías técnicas. Además, en nuestro caso, por ejemplo, la UMH ha puesto en marcha un espacio específico, el Edificio Innova, dotado de aulas de co-working y laboratorios para el desarrollo de modelos de negocio con el business canvas, etc. Existen programas específicos de Mentoring, donde a los alumnos interesados se les asignan tutores de la empresa privada que les asesoren en la puesta en marcha de sus propias empresas… Y en Periodismo la innovación es transversal y se manifiesta sobre todo en las asignaturas de producción periodística, diseño, fotoperiodismo ó periodismo audiovisual. En estas asignaturas por ejemplo los alumnos trabajan en condiciones reales poniendo en marcha y sacando a la luz medios de comunicación normalmente vinculados a un nicho de especialización ó hiperlocal. En el propio Máster que yo mismo dirijo la premisa desde la que hemos partido es que la industria tradicional no es capaz de absorber la demanda laboral y que por tanto hay que crear un nuevo tejido empresarial. Se nos puede llamar ilusos, pero pensamos que innovar es poner a un grupo de gente a pensar en los problemas de los usuarios y sus necesidades informativas para descubrir soluciones y diseñar nuevos productos que se los solucionen.