La expansión descontrolada del coronavirus está transformado las tradiciones más arraigadas de nuestra cultura. Quizá el amigo invisible en el trabajo sea una práctica más superficial que otras, pero aún así tiene su importancia. Contribuye a mejorar las relaciones y el clima laboral, sorprende y muchas veces reaviva la motivación. Te damos ideas para el amigo invisible si estáis teletrabajando y también algún tip adicional si estáis en modo presencial, adecuado todo ello a los tiempos de pandemia.

El reparto del amigo invisible on-line

Hace tiempo que este tipo de herramientas funcionan, pero han cobrado importancia con la aparición de la COVID-19. Si no podéis reuniros físicamente y hacer el reparto aleatorio de papelitos doblados, podéis acudir a una herramienta digital. Tenéis desde apps que podéis descargar en el móvil hasta aplicaciones web que se pueden consultar incluso sin darse de alta en ellas.

Muchas de estas soluciones funcionan con otras plataformas, como Whatsapp o Messenger, o bien te generan un enlace que te llevará a ver el nombre de quien te ha tocado. Prácticamente todas ellas pueden enviar automáticamente el nombre de tu amigo invisible por correo electrónico. Y no fallan, podéis ahorraros el clásico “no vale, me he tocado yo…”.

Regalos on-line si no podéis veros físicamente

Si toda la plantilla estáis teletrabajando o bien os turnáis para ir al centro de trabajo, va a ser difícil que entreguéis los regalos en mano un mismo día. Hay muchas soluciones para salvar esta circunstancia y más abajo os propondremos una muy sencilla. Pero, en un primer momento, se puede pensar en enviar los presentes al domicilio, comprándolos a través de cualquier tienda on-line. La mayoría tiene opciones de enviar para regalo y no les llegarán detalles como el precio.

Sin embargo, dependiendo de la dinámica que esté establecida en el grupo, facilitar el domicilio personal puede ser un dato altamente sensible. En estos casos se puede optar por obsequiar con otro tipo de productos para los que solo tengas que dar un correo electrónico. Algunos ejemplos pueden ser talleres y cursos on-line de actividades como cocinar, dibujar o tocar música. Otra buena idea es regalar una suscripción a alguna plataforma de series, películas, libros y revistas o música. También se pueden regalar las ya clásicas experiencias, con actividades de ocio y tiempo libre. La mayoría de las empresas que las ofrecen se han adaptado a estos tiempos y diseñan actividades seguras frente al contagio.

Organizar regalos de empresa en Navidades

Si se puede organizar de manera presencial

Quizá en vuestra empresa sí podéis organizar un amigo invisible presencial. Ya sea porque la plantilla se turna para trabajar en el mismo espacio con seguridad o bien porque todo el mundo puede acudir a su puesto sin riesgos de aumentar el contagio. En ese caso, os proponemos una idea muy sencilla que quizá hayáis puesto en práctica algún año de manera similar.

Id dejando cada regalo con su nombre en un mismo espacio con el suficiente tiempo de antelación como para que guarde la cuarentena del contagio por superficie. Hoy día ya sabemos que el contagio por fómites es muy bajo, pero sigue siendo posible, así pues guardar 3 o 4 días de cuarentena continúa siendo una buena medida preventiva. Por otro lado, ver los paquetes de regalo sin abrir aumenta la intriga y puede servir como aliciente para generar complicidad en el ambiente.