El Gobierno ha concretado algunos puntos del documento que presentó el pasado 5 de febrero a los interlocutores sociales, sindicatos y organizaciones empresariales para reformar el mercado laboral. Así, en los próximos días, semanas o incluso meses la negociación se articulará en torno a cinco ejes: reducir la temporalidad, favorecer el empleo de los jóvenes, plantear la reducción de jornada como ajuste temporal, revisar las bonificaciones a la contratación y reforzar los sistemas públicos de empleo. Éstas son las claves de cada uno de estos puntos:

Reducir la temporalidad

Prevén propiciar la contratación indefinida y racionalizar la contratación temporal evitando su uso injustificado, con medidas distintas en función del tipo de contratación:

– Contratación indefinida. Hay varias alternativas. La primera sería que los contratos temporales se transformen en contratos de fomento de la contratación indefinida. La segunda, estudiar que nuevos colectivos de trabajadores, afectados por el desempleo y la temporalidad (trabajadores de entre 30 y 45 años), accedan a estos contratos y la tercera, que el despido rebaje la indemnización para el trabajador desde los 45 días a 33 días por año trabajado en la empresa, igual que el improcedente por causas económicas y disciplinarias.

También proponen aplicar a los nuevos contratos de fomento de la contratación indefinida, con carácter transitorio y excepcional, la exención de una parte de los costes de los despidos colectivos para superar situaciones económicas adversas (el Fondo de Garantía Salarial, Fogasa, ya lo hace en el caso de las empresas de menos de 25 trabajadores, pero se trataría de ampliarlo al resto de las empresas con dificultades económicas).

Asimismo, el Gobierno propone trabajar en la adaptación de sistemas de indemnización por despido como el del sistema laboral austríaco. Este sistema consiste en que las empresas crean un fondo de indemnización por despido para los trabajadores. El fondo se cobra si hay despido o se lleva al nuevo puesto, si se cambia de empleo.

Asimismo, el documento del Gobierno también propone reducir el conocido como «despido exprés» (previsto en la reforma que incluyó el Gobierno del PP en 2002 que permite a un empresario mayor libertad para prescindir de un trabajador y reducir los costes de la decisión). Así, aconseja delimitar con claridad las causas de los despidos económicos y regular este tipo de prácticas.

– Contratación de duración determinada (obra o servicio). Una alternativa sería desvincularlo de la actividad habitual de la empresa y de la subcontratación de obras y servicios. Así, debería definirse la finalización de la subcontrata como causa de extinción individual o colectiva del contrato por causas económicas. Otra alternativa sería fijar legalmente plazos máximos de duración del contrato de obra y servicio para evitar que se prolongue indefinidamente.

– Contratación a tiempo parcial. Proponen eliminar la posibilidad de hacer horas extraordinarias y fijar el horario de trabajo. De este modo, si se fija el horario, el contrato podría definirse por tiempo indefinido o por duración determinada. Otra posibilidad sería que el empresario pudiera modificar el horario con un preaviso mínimo y que las horas extraordinarias se acordasen en un número máximo anual proporcional a la jornada pactada. Así, el contrato sólo podría concertarse por tiempo indefinido.

Las bonificaciones a la contratación quedarían limitadas a las de horario fijo con carácter indefinido.

Reducción de jornada como ajuste temporal

Otra de las medidas propuestas por el Gobierno consiste en favorecer que algunos expedientes de extinción de contrato se reconduzcan a expedientes de regulación temporal de empleo (de suspensión de contratos de trabajo o de reducción de jornada). Esta posibilidad se contemplaría como reducción de jornada la disminución temporal del tiempo de trabajo computada sobre la base de la jornada diaria, mensual o anual.

Favorecer el empleo de los jóvenes

Bonificar las contrataciones indefinidas. Para incentivar el empleo juvenil, el Gobierno propone que se suban «sustancialmente» las bonificaciones para la contratación indefinida de los jóvenes de 16 a 30 años. También se aplicaría a la conversión de los contratos de formación y prácticas en indefinidos.

Contratos de formación. Plantea aumentar hasta los 24 años la edad máxima en la que se pueden hacer contratos de formación, desde el tope actual de 21 años. Además, propone que el sueldo se mejore a niveles del salario mínimo interprofesional a partir del segundo año de práctica y la exención total de cotizaciones sociales de empresarios y trabajadores durante su vigencia (siempre que los contratos no conlleven efecto sustitución respecto a la plantilla total de la empresa).

Programa extraordinario de empleo. Se destinaría a los jóvenes de entre 16 y 24 años que no tengan títulos educativos (cualificación inferior a la ESO) o profesionales. Se articularía a través de convenios de colaboración ente el Servicio Público de Empleo Estatal y los de las Comunidades Autónomas.

Revisar las bonificaciones a la contratación

El sistema actual no resulta eficiente, según el documento del Gobierno, por lo que consideran oportuno concentrar las nuevas bonificaciones en los contratos indefinidos para los jóvenes de 16 a 30 años con problemas para encontrar empleo y los desempleados de larga duración mayores de 45 años. Además, la bonificación sería mayor cuando los contratos se realicen a mujeres.

Refuerzo de los sistemas públicos de empleo

Servicios Públicos de Empleo. Se revisarán las políticas activas de empleo que se aplican en la actualidad, de modo que se pueda analizar si se adaptan a las necesidadades presentes y futuras del mercado laboral.

Agencias privadas de colocación. Abre las puertas a la colaboración público-privada en la intermediación laboral. Eso sí, las empresas tienen que contar con la autorización previa del Servicio Público de Empleo de su ámbito territorial y con ciertas exigencias, de modo que su actividad se destine en parte a colectivos con dificultades de acceso al empleo.

Empresas de Trabajo Temporal (ETT). Se valorará la supresión de las restricciones actuales en la actuación de las ETTs en diversos ámbitos.

Fuente: Diario QUÉ