GENERACION TIC

Altos cargos de pioneras empresas pertenecientes a diferentes sectores económicos han escrito en Generación TIC (Ed. LoQueNoExiste) cómo aprovecharon las oportunidades de la red y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) cuando el terreno estaba virgen. Ellos ofrecen ideas para crear negocios únicos de éxito; desde un portal inmobiliario, hasta una administración de lotería o un buscador de empleo. También reflexionan y dan trucos para no fracasar. Sus casos prácticos constituyen una base valiosa de conocimiento para cualquiera que desee emprender.

¿Qué han aportado las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los últimos años? Este libro recoge las experiencias de un grupo de directivos y empresarios que supieron valerse de ellas para crear negocios originales e innovadores, sin referencia alguna; precisamente cuando España comenzaba a navegar en Internet. Los diez protagonistas pertenecen a una misma generación, la de aquellos a los que les sobrevino de golpe las aplicaciones que ofrecían las TIC.

La Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid (ASEME), implicada en el desarrollo de la obra y beneficiaria de los derechos de autor, asegura en el prólogo a través de Inmaculada Álvarez, su presidenta, que los autores son «aventureros que marcaron un hito en la historia empresarial española. Se atrevieron a hacer lo que antes nunca se había hecho, para ofrecer, a través de Internet, servicios y productos útiles a los nuevos ciudadanos que empezábamos a despertar en la onda digital (…). A través de la experiencia tan generosa y enriquecedora que aportan los autores, otros puedan, tal vez, tomar ideas a la hora de arrancar un nuevo proyecto empresarial».

Sus protagonistas están de acuerdo en que las TIC han creado oportunidades empresariales que de una u otra manera han facilitado nuestra adaptación a una vida cada vez más veloz, donde las prisas imperan. La inmediatez que ofrece la red, a través de sus múltiples aplicaciones y servicios, nos ha proporcionado grandes ventajas en las tareas y ocupaciones diarias.

Pero los peligros acechan. En este punto, cabe destacar la reflexión de Ramón Salaverría, director del Departamento de Proyectos Periodísticos de la Universidad de Navarra, para quien «La red nos ha sumido en una dialéctica entre la libertad y el control. (…) La manera de conseguir ciudadanos libres y responsables en el uso de las tecnologías digitales pasa inexorablemente por una adecuada educación. El concepto de “alfabetización digital” no puede quedarse en una simple instrucción en destrezas técnicas. Debe encaminarse al mismo tiempo hacia un uso consciente y productivo de las enormes posibilidades que atesora la red. Si este libro ha contribuido mínimamente a cimentar esa nueva ciudadanía digital, habrá cumplido su objetivo».

Esta obra también ha querido poner una nota a pie de página sobre los nativos digitales, aquellos que entienden el desarrollo de las redes digitales como algo propio, consustancial a su forma de vida. Se han visto representados a través de Thore Aalvik, un joven de 17 años estudiante de Bachillerato que explica «Yo, cuando ligo no pido el número de teléfono sino el Tuenti», con la espontaneidad propia de su edad, y advierte de algunas aspectos sobre los que se debe reflexionar: «(…) poca gente, en realidad, cuida su “yo” virtual. (…) En mi generación, la riqueza de información crea la pobreza de atención, tenemos demasiados amigos en las redes sociales, tantos que al final esto crea una situación en la que casi no prestamos atención a los que verdaderamente lo son».