La tradición hindú dice que Bishwakarma, en cuya representación trabaja con esmero este artesano, es el «arquitecto del Universo». Mañana, en su honor, empleados de la construcción, de la artesanía y del tejido industrial, y en general cualquier trabajador seguidor de esta fe se reunirán para rendir culto al que consideran su patrón, y, de paso, pedirle un futuro mejor, condiciones de trabajo más seguras y éxito en sus respectivos empleos. Cuestiones de religión aparte, no estaría de más que sus deseos llegaran a buen puerto.