Por confianza, por cercanía, y porque están al tanto de la situación mejor que nadie, los amigos y los familiares son, según una reciente encuesta de Randstad, la principal fuente para conseguir un nuevo puesto. Un 38% de las casi 600 personas que fueron consultadas por la firma de recursos humanos reconoce que logró su último trabajo gracias a la intervención de un conocido.

En este punto cabe destacar la creciente importancia de las redes sociales. Sin embargo, desde Randstad recomiendan un uso racional de estas redes, por ejemplo, creando un perfil profesional para este fin y otro personal para mantener el contacto con amigos, antiguos compañeros, etc. Algo que el 43% de los usuarios de este tipo de herramientas no cuida. «Hay que tener en cuenta que se trata de nuevas herramientas, tanto para los candidatos como para los departamentos de Recursos Humanos, por lo que es natural que sea necesario un periodo de adaptación, un tiempo de rodaje por ambas partes», apunta Sonia González, product manager de Randstad.

Otras de las herramientas que cobran fuerza a la hora de encontrar empleo son Internet y los portales especializados. A esta fuente recurre un 33% de los consultados. Mientras que dos de cada diez tuvieron éxito en su búsqueda gracias a la intervención de una empresa de trabajo temporal, de una consultora o de los servicios de empleo del INEM. Si bien existe un recurrente tira y afloja entre los diversos actores intermediarios en la búsqueda de empleo (el último estudio de la patronal de ETT señalaba que éstas colocan siete veces más trabajadores que las oficinas públicas), el ascenso imparable del número de parados ha disparado en un 650% el tráfico al portal del INEM, según cifras de Nielsen Online.

Los resultados de esta encuesta se corresponden con los de otro reciente sondeo que la consultora Hays ha realizado a escala internacional. En este caso, un 47% de los profesionales encuestados -colaboradores de Hays en Italia, Portugal, Brasil y España- afirma que echó mano de los contactos personales para encontrar su trabajo actual. Este porcentaje es muy similar al hablar de los portugueses (46,7%), pero supera el 60% si nos referimos a los trabajadores brasileños e italianos.