Una asamblea similar a la de las Naciones Unidas, pero formada por estudiantes. Este es el punto de partida de «SEKMUN, Diálogo para la convivencia», una iniciativa anual puesta en marcha por la institución educativa SEK –este año, con la colaboración de UNICEF y Santander Universidades– en la que participan alumnos de sus centros y de otros colegios internacionales invitados. El objetivo de SEKMUN es buscar soluciones a problemas reales de índole internacional que ahora mismo están sobre la mesa en la sede de la ONU.

La edición de 2012 se inauguró el pasado martes en el Senado de España. Durante esta peculiar sesión, el presidente de la Cámara Alta, Pío García  Escudero, se refirió a la importancia de este tipo de iniciativas, que sirven para «hablar para argumentar, para guiarnos mediante el uso práctico de la razón; hablar para escuchar, para ser capaces de resolver pacíficamente los conflictos y buscar entendimientos; hablar para solucionar problemas, para afrontar retos y para, de este modo, abrir caminos a la libertad, la justicia y el progreso».

En la VI edición de SEKMUN han participado más de 300 alumnos de entre 15 y 18 años. Divididos en diferentes comités, entre el martes y el jueves de esta semana han debatido sobre temas de actualidad internacional. La Asamblea General ha tratado sobre el turismo como motor para el desarrollo de los países menos adelantados; en la Junta Ejecutiva de UNICEF, el tema ha sido la importancia de invertir en los niños menores de 10 años para romper el círculo de la pobreza; Human Rights Council ha deliberado sobre los derechos humanos de los emigrantes; ECOSOC ha  tenido como tema central las energías renovables; y UNESCO ha tratado el tema de la libertad de expresión como base de la democracia.

Por su parte, el Consejo de Seguridad se ha reunido en sesión de crisis y ha emitido una resolución sobre el ataque de las tropas del régimen de Al-Assad con armas químicas en las inmediaciones de un colegio en Homs, Siria, con el resultado de veinte muertos, tres de ellos niños. La resolución aconseja tomar varias medidas, entre ellas, insta a Siria a firmar y ratificar la convención de armas químicas, con el propósito de proteger a la población siria, y decidir el envío de un cuerpo de observadores.