Mucha gente te dirá que la forma más eficaz para encontrar trabajo es el networking. Conocer contactos y relacionarse con otras personas de tu sector desconocidas para ti hasta ése momento. Pero en la vida real es muy común caer en errores habituales cuando eres nuevo en la escena del networking.

A continuación hemos elaborado un listado de los principales errores que se suelen cometer en los eventos de networking o mientras se busca establecer contactos profesionales:

Descuidar las relaciones. El networking no termina cuando consigues un trabajo o estás demasiado ocupado. Debemos procurar mantener las relaciones profesionales, como haríamos con cualquier otra relación de los aspectos personal y profesional.

Ser egocéntrico. No te vendas a ti mismo. El éxito reside en conectar con otros profesionales y construir juntos una relación real. Pregunta al resto de personas en vez de sólo centrarte en tu negocio. Dedica tiempo a escuchar y no seas impaciente por hablar.

Estar distraído, despistado o que sea evidente que no te interesa la conversación. Ante todo hay que ser cortés, por eso no conviene dar la impresión de desinteresado, ya que alejará a los contactos más rápido de lo que aparecen.

La presencia online brilla por su ausencia o por estar incompleta. Es muy importante cuidar la marca personal y la presencia online. Tener unos perfiles sólidos y activos, un sitio web  personal, un currículum vitae online, etc.

Parecer desesperado. Nunca le pidas a alguien que acabas de conocer un favor, especialmente un trabajo. No caigas en esa tentación. Está muy mal visto. Parecer desesperado en un intento de conseguir trabajo o nuevos contactos podría colocarte en un círculo poco atractivo.

No dar y esperar recibir. La esencia del networking consiste en la máxima win-win de dar y recibir. El éxito reside en hacer, mantener y cuidar a los personas que consideres importantes para ti, incluso las relaciones con antiguos contactos, aunque vuestros caminos se hayan bifurcado.