El Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC) ha realizado un informe, España 2018, en el que se analizan las debilidades de la economía española y se proponen una serie de medidas que llevarían a una reducción del paro a valores inferiores al 15% para el año 2018. El CEC está compuesto por las 17 mayores empresas españolas. Las declaraciones del presidente de este organismo, César Alierta, fueron todavía más optimistas, ya que aventuraron la cifra del 8% de paro para dentro de tres años.

Los ejes de actuación que propone esta guía se centran en mejorar aspectos clave de la economía española.

Apuesta por las empresas de más de cincuenta empleados

Según este informe las empresas medianas y grandes son más productivas, más innovadoras y exportan más. España tiene una proporción muy superior de micropymes respecto a empresas de más de cincuenta empleados. Un aumento en 15.000 empresas medianas proporcionaría más de 400.000 empleos netos. Para ello proponen medidas fiscales, facilitar el acceso en la financiación y optimizar la gestión de las pymes con el fin de potenciar su crecimiento.

Mejora de la educación para el empleo

Los datos sobre educación impulsan acciones con el fin de incrementar la calidad del empleo. El 25% de los jóvenes ni trabaja ni estudia, un 10% más que en los países que integran la OCDE. Un 45% de los adultos tienen como mucho la ESO, lo que significa el doble de la formación de los adultos en la UE. Para elevar estos niveles la guía propone un aumento de los esfuerzos en el desarrollo de la formación dual y un mayor uso de las tecnologías digitales. También se recomienda potenciar la investigación y el desarrollo y acrecentar la colaboración entre universidad, centros de investigación y empresa. Si se llevaran a cabo estas medidas se podrían generar más de 200 mil empleos en este periodo.

Mejoras en otros ámbitos

Otra de las medidas que se plantean en este informe es la lucha contra el fraude laboral para aflorar el empleo sumergido. Las acciones pasan por incentivar la conversión de trabajo “en negro” a trabajo legal y un aumento de las inspecciones en las empresas. Señalan que la consecución de estas medidas puede hacer surgir más de 800.000 empleos lícitos. La internacionalización de las empresas españolas es otra garantía de empleo que debe fomentarse y estabilizarse, ya que se trata de una potencialidad del mercado español.

La innovación constituye otro de los retos a los que debemos enfrentarnos según este análisis. Debe aumentarse la ratio tangibles/intangibles. Los intangibles son la información digitalizada como el software y las bases de datos, y la propiedad de la innovación como las patentes, diseños y nuevos servicios. Con la optimización en este punto podrían crearse 130.000 empleos por año.

Estas son a grandes rasgos las propuestas que han definido las grandes empresas para combatir el desempleo en nuestro país. Habrá que valorar la capacidad que se tiene para ajustar los tiempos y velocidades, y el nivel de consenso social que suscitan en caso de que se apueste por llevarlas a cabo.