¿Qué debe hacer un demandante de empleo ante un periodo de descanso como el que se presenta? Tiene dos alternativas, descansar y retomar la búsqueda en septiembre o aprovechar estas semanas de menor actividad para ponerse al día y mantener a tope sus redes de contactos.

Evidentemente, aunque los demás bajen el ritmo y mantenerse activo resulte más difícil, los expertos señalan esta época de vacaciones como una buena oportunidad para posicionarse ante un nuevo trabajo o un cambio profesional. Hablamos principalmente de lo referente a los contactos virtuales, el llamado «networking» on-line, ya que sí será más complicado gestionar el offline, esto es, contactos presenciales a través de eventos, comidas de empresa, encuentros, etc.

Las redes sociales se han convertido en una fuente primordial para el reclutamiento de personal en muchas empresas. «El ‘networking’ se puede incrementar a lo largo de todo el año, inclusive durante las vacaciones. Si tienes la oportunidad de viajar fuera de tu ciudad, créalo en el lugar donde estés porque nunca sabes dónde va a estar tu oportunidad», recomienda Lola Vallejo, responsable de Transición Profesional de Atesora, empresa dedicada a ayudar a las compañías y a sus líderes en su desarrollo y transición profesional.

Y es que parece que el verano es un momento tan bueno como cualquier otro para mantenerse en red. Así lo recomienda también Pol Santana, Responsable de Comunidades Profesionales de la red social profesional Viadeo y Partnership de la compañía en España. De hecho, enViadeo acaban de realizar una encuesta que ha demostrado que el 62% de los profesionales se mantienen conectados al trabajo durante sus vacaciones, mientras que un 18% afirma desconectar totalmente.

Sin desconexión

Para Santana, que todos los sectores permanezcan conectados provoca que se mantenga cierta actividad. «Es recomendable seguir consultando regularmente el perfil porque una oferta de trabajo o solicitud de contacto puede llegar en cualquier momento», añade.

Y una opinión más en la misma línea, la de Juan Bru, Senior Manager de Michael Page International, que afirma que el mercado laboral en España ha evolucionado mucho en los últimos años y ya no se da el fenómeno de cerrar en agosto, aunque se muestra algo más cauteloso: «Siempre hay empresas que siguen reclutando y es interesante mantenerse activo en el mercado laboral en este mes, pero hay que ser consciente de que la actividad cae y no hay que tener las mismas expectativas que en otros meses».

Estar activos en esa red de contactos es beneficioso para todas las partes, tanto para los candidatos como para los reclutadores de personal o las empresas con necesidad de cubrir algún puesto. Como afirma Antoni Porras en su libro «Networking para todos», «El ‘networking’ es el arte de crear, gestionar, ampliar y mantener tu red de contactos, vía on-line –virtual– y off-line –presencial– de manera sistemática para que ambas partes ganen, se generen sinergias, colaboraciones, negocios, etc. Consolidando relaciones duraderas y de confianza».

De lo que no hay duda es que, actualmente, los contactos son una de las mejores herramientas para posicionarse y encontrar empleo. Según Vallejo, alrededor del 80% de las posiciones se cubren gracias a contactos.

Verano activo

Además de estar alerta ante posibles nuevas ofertas, el verano también se puede aprovechar para ampliar el curriculum o, mejor dicho, aumentar la empleabilidad en el mercado laboral. «Aprovechar esta temporada para leer, informarnos y formarnos en nuevas áreas y aptitudes es más que recomendable. Esto nos permitirá estar mejor preparados, aumentar el número de contactos profesionales y mostrar a estos últimos que nuestra formación es continua», aconseja Pol Santana.

Pero no solo eso, además de hacer balance y poner en perspectiva nuevas oportunidades, el verano también puede ser un buen momento para aumentar esa red gracias a nuevos contactos a los que no es posible acceder en otras épocas del año.

Todo sea por ampliar horizontes, incrementar oportunidades y mejorar la perspectiva para el comienzo del nuevo «curso». Sobre todo si el verano ha frenado un proceso de selección que debe relanzarse en septiembre. «Sería bueno tener claro el compromiso que se adquirió y lo que se habló en la última conversación», recomienda Lola Vallejo. Por eso, es tan importante cuando terminas una entrevista acordar cómo va a seguir el proceso de selección. «La iniciativa tiene que partir del candidato, de la persona que está en búsqueda activa», añade.

Juan Bru también recomienda dejarlo todo bien atado antes de agosto –o de las vacaciones, en su caso– y actuar en consonancia de lo acordado, aunque cree que una llamada a mediados de septiembre nunca está de más. Si una vez retomado el contacto no hay buenas noticias del proceso de selección, siempre será positivo preguntar los motivos del descarte para, así, mejorar profesionalmente de cara a nuevos procesos de selección y no cometer las mismas equivocaciones una y otra vez.

Por tanto, para ponerse al día en septiembre, los expertos recomiendan comunicar a empresas y contactos la vuelta a la ciudad y el interés en el proceso de selección. Y si a eso se añade que el candidato ha invertido su tiempo en alguna lectura especializada o que ha pensado en nuevas estrategias para el desempeño del puesto al que aspira, mejor que mejor.