En España soñamos con un Mark Zuckerberg, un Steve Jobs o un Bill Gates. Personajes con talento que, siendo adolescentes, crearon un negocio que se convirtió en un imperio mundial que generó riqueza a Estados Unidos. Pero España no es, hoy por hoy, un país para esas proezas. Montar una empresa ni siquiera es fácil para un gestor experimentado.

El Banco Mundial, en su informe «Doing Business 2011», sitúa a España en el puesto 49 de 183 en cuanto a facilidad para abrir un negocio. Y el Informe GEM España de IE Business School coloca a nuestro país entre los 6 menos emprendedores de los 59 analizados, con la tasa más baja registrada en los 11 años del estudio. El informe añade que la creación de nuevos negocios descendió hasta el 4,3% de la población activa en 2010, un punto menos que el año anterior.

Según la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), en los últimos tres años se han perdido 118.000 comercios en España y el sector lleva diez meses consecutivos de pérdida de ventas y de empleo. La situación es grave. Lorenzo Amor, presidente de la asociación, cree que los emprendedores son la única forma de que este país pueda iniciar una recuperación real de trabajo y de empleo. No hay que olvidar que el 80% de los puestos de trabajo de España los crean las pymes.

Dado este panorama, el «Zuckerberg español» tardará en llegar. Según ATA, solo el 5% de los jóvenes menores de 30 años es autónomo. El Informe GEM España ofrece un perfil del emprendedor español actual: un hombre de 36 años, con estudios superiores, que ha recibido formación específica para emprender y con un nivel de renta alto. O sea, muy alejado de la situación de la mayoría de los veinteañeros españoles.

Sin embargo, el informe de IE Business School reflejan un ligero aumento de la actividad emprendedora entre los más jóvenes –18-24 años–, probablemente como «consecuencia de la falta de alternativas de empleo». Algo que también ha constatado el «Termómetro del Emprendedor» para el segundo semestre de 2010, elaborado por la Asociación de Jóvenes Empresarios de Málaga y el Instituto Municipal para la Formación y el Empleo. El estudio ha registrado que la edad media de los jóvenes de la provincia que piden información para emprender es de 27 años. Pero es que el del primer semestre de 2010 había llegado a la cifra récord de 21 años.

Apesar de las dificultades, ¿tienen nuestros jóvenes espíritu emprendedor? Un estudio publicado hace unos días por el Observatorio Vasco de la Juventud ofrecía unas cifras similares a las de ATA. Si los jóvenes vascos de entre 15 y 24 años encuestados tuvieran una inyección repentina de 100.000 euros, solo el 18% de ellos lo emplearía en crear una empresa. En cuanto a datos reales el estudio pone de manifiesto que solo el 4% de los jóvenes vascos ha tenido alguna experiencia emprendedora, frente al 18% de los europeos.

¿A qué tienen miedo? El 68% a que el riesgo les haga perderlo todo, a lo que se añade la falta de apoyo financiero, procedimientos administrativos complejos, falta de información… Son las mismas quejas que ha constatado la Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE). En abril la organización realizó una encuesta a los 500 jóvenes emprendedores de toda España que acudieron al evento. El 81,34% de los emprendedores españoles cree que crear una empresa en España es difícil. ¿Los principales problemas? De nuevo, el acceso a la financiación y la elevada fiscalidad.