Tomando como referencia los datos laborales recogidos durante el primer trimestre de 2009 en siete países europeos: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal y Polonia (representan más del 75% de la población y del PIB de toda la Unión), el Euroíndice Laboral (EIL) elaborado por Adecco e IESE realiza una completa panorámica de la situación actual, además de ofrecer previsiones de cara al tercer trimestre de 2009.

Durante el primer trimestre de 2009 se ha mantenido la tendencia negativa de periodos anteriores con una caída interanual de un 10,6%. Con la única exccepción de Polonia, que ha logrado una leve mejoría interanual de un 0,2% en su EIL para llegar a 66,1 puntos, todos los demás países han sufrido descensos importantes. Por segundo trimestre consecutivo, el EIL español ha mostrado el descenso interanual más acusado con el 13,1%, y se coloca con 63,5 puntos sólo superado por Italia, que se queda en 59,8 puntos. Paradójicamente, a pesar de que para el Reino Unido también se trata de su peor resultado histórico, su EIL es el más elevado del conjunto de los siete países analizados.

Creación de empleo
La cantidad de personas sin empleo ha mostrado un incremento interanual de 3.001.000 personas (un 23,5% más). Lo que supone que él número de parados en el grupo de países observados ha ascendido hasta 15.763.000 personas, su mayor número de los últimos cuatro años. Según la dinámica mostrada por los respectivos mercados laborales los distintos países pueden dividirse en tres grupos:

España, Italia y Reino Unido han seguido la tendencia general, con un incremento en el número de parados superior a la destrucción neta de puestos de trabajo debido al grupo de personas que ha comenzado a buscar empleo y no lo ha conseguido.

Por sexto trimestre consecutivo, España ha tenido el peor resultado respecto a la variación del número de personas sin empleo. A lo largo de los últimos doce meses, 6 de cada 10 nuevos parados de la UE eran residentes en España. A pesar de parecer un dato muy negativo, supone una mejoría relativa, ya que en los dos trimestres anteriores España había sido el responsable de la totalidad del aumento del paro en la Unión Europa.

Tanto Italia como Reino Unido han experimentado una retracción en el grupo de ocupados de casi un 1%. Sin embargo, el colectivo de parados ha aumentado más en el caso británico (un 38% frente a un 12% en Italia), por el mayor incremento de la población económicamente activa.

Alemania y Polonia constituyen un segundo caso, dado que ambos países, a pesar de las dificultades económicas, han registrado una dinámica laboral óptima. En Polonia, ha aumentado el número de personas con ocupación en 174.000 respecto a marzo de 2008 (un 1,1% más), en tanto que en Alemania el incremento ha sido de 47.000 (subida de un 0,1%). Francia y Portugal están en una tercera situación. Ambos países han disminuido su respectivo número de ocupados. Sin embargo, no todos ellos han pasado a contabilizarse como desocupados porque una parte se ha retirado del mercado de trabajo. 

Previsiones para el tercer trimestre
En los próximos dos trimestres la destrucción de puestos será mayor y el incremento del paro también será más acusado. El colectivo de parados aumentará en 5.464.000 personas, con una subida interanual de un 43,3%, la más grande en, al menos, 35 años.

Tanto en términos absolutos como porcentuales, el país con mayor destrucción de empleo será España, que en el tercer trimestre del año contará con 1.474.400 ocupados menos que un año antes. Nuestro país también encabezará la expansión de la cantidad de desocupados, con un incremento de 2.021.500 personas (un 77,8% más). Así, España superará en septiembre los 4,6 millones de parados, algo sin precedentes en su historia. En septiembre, España tendrá tantos parados como Francia e Italia juntas, en momentos en que esos dos países también están en crisis.

Análisis por grupos de edad
La destrucción de empleo juvenil ha afectado a 973.000 personas (descenso interanual de un 6,1%) mientras que entre adultos la caída en el número de ocupados ha sido de 1.165.000 personas. En Alemania y Polonia, la destrucción de puestos de trabajo en manos de jóvenes ha sido más que compensada por la contratación de adultos, dando como resultado en ambos casos un incremento en el total de ocupados.

En Reino Unido, las personas de 25 años y edad superior han perdido sólo 1 de cada 5 empleos totales destruidos. Por su parte, tanto Francia como España han recortado proporcionalmente más empleo adulto que la media europea. En el caso concreto español, 7 de cada 10 personas que han perdido su empleo en los últimos doce meses tenían 25 años o edad superior.

En términos de productividad, el país cuyo ocupado medio fue más productivo en 2008 fue Bélgica, con 69.100 euros. En el otro extremo se ubicó España, con 49.500 euros por persona ocupada.

Hablando de ramas de actividad, las finanzas son el área que muestra el mayor valor añadido por ocupado, con 124.100 euros, seguida de lejos por los 63.600 euros al año de la industria. La agricultura, con 33.300 euros por ocupado ha sido el menos productivo.