A la hora de hacer estimaciones sobre «la factura» que pagarán las empresas por la gripe A hay previsiones para todos los gustos. Entre las hipótesis más pesimistas está la del Banco Mundial, que calcula que la infección le costaría al planeta 2,3 billones de euros e implicaría una caída del 5% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial. En la consultora Burson Marsteller han extrapolado la incidencia de las epidemias de gripe de 1928 y 1957 para concluir que la caída del «negocio empresarial mundial» estaría entre un 2 y un 5% como consecuencia del descenso de productividad. El banco ING, por su parte, apunta en un estudio que las economías más grandes y cerradas soportarían mejor la pandemia que las más pequeñas y dependientes del comercio.

Si nos ceñimos al ámbito nacional, Adecco cifra el coste laboral derivado de las bajas del 12% de los trabajadores en 1.000 millones de euros. A esto habría que añadir la factura de los más de 12,5 millones de horas que se demandarán a las empresas de trabajo temporal para sustituir a los empleados enfermos.

Por último, Comisiones Obreras no espera que los costes derivados de la gripe A sean superiores a los de la gripe estacional.