Por último, y para concluir los artículos dedicados a la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE), se tiene que especificar también otra serie de puntos:

La Jornada

Se reconoce el derecho del TRADE a interrumpir su actividad, como mínimo (mejorable mediante contrato entre las partes o mediante acuerdos de interés profesional), durante al menos 18 días hábiles al año. Asimismo, el contrato individual establecerá el régimen de descansos semanales, así como el de los festivos y la cuantía máxima de la jornada de actividad. La realización de actividad por encima de dicha cuantía máxima será voluntaria.

Extinción del contrato

La extinción del contrato se producirá por:

1. Mutuo acuerdo

2. Causas válidamente consignadas en el contrato

3. Muerte, jubilación o invalidez que resulten incompatibles con la actividad

4. Desistimiento del trabajador mediando el preaviso pactado

5. Voluntad del trabajador fundada en incumplimiento contractual grave del cliente

6. Voluntad del cliente por causa justificada y debiendo mediar preaviso pactado

7. Por decisión de la trabajadora autónoma en el supuesto de ser víctima de violencia de género.

Cuando la extinción se produzca por voluntad de una de las partes basada en incumplimiento contractual de la otra, nacerá a favor del que resuelva justificadamente, el derecho a percibir una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados. Si la resolución es por voluntad del cliente sin causa, el trabajador tendrá derecho a la indemnización del párrafo anterior, y en caso de que se resuelva el contrato por voluntad del trabajador, sin fundarse en una causa, el cliente podrá ser indemnizado cuando la extinción le produzca un perjuicio importante o paralice o perturbe su actividad.

Interrupción de la actividad

La interrupción de la actividad del TRADE se considerará justificada por:

1. Mutuo acuerdo de las partes

2. Necesidad de atender responsabilidades familiares urgentes, sobrevenidas e imprevisibles

3. Riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador autónomo

4. Incapacidad temporal, maternidad o paternidad

5. Por decisión de la trabajadora autónoma en el supuesto de ser víctima de violencia de género, si es necesario para hacer efectiva su protección.

6. Fuerza mayor

Mediante contrato o acuerdo de interés profesional podrán fijarse otras causas. Si el cliente diera por extinguido el contrato en estos supuestos, tal circunstancia se consideraría como no justificado, a efectos de la extinción vista anteriormente. No obstante, cuando en los supuestos contemplados en los números 4 y 5 anteriores, la interrupción ocasione un perjuicio importante al cliente que paralice o perturbe el normal desarrollo de su actividad, podrá considerarse justificada la extinción del contrato.

Ante la Seguridad Social

Por último, cabe destacar que la ley contempla la posibilidad de que se puedan establecer bases de cotización a la Seguridad Social diferenciadas para los TRADE. Además, los autónomos económicamente dependientes deberán incorporar obligatoriamente, dentro del ámbito de la acción protectora de la Seguridad Social, la cobertura de la incapacidad temporal y de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social. Asimismo, la cobertura también incluirá el accidente de trabajo que sufra el trabajador al ir o volver del lugar de la prestación de la actividad, o por causa consecuencia de la misma, a diferencia del trabajador autónomo común.