El cambio climático se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de las grandes empresas mundiales según el informe The Carbon Disclosure Project 2009, elaborado por PricewaterhouseCoopers y Carbon Disclosure Project. Según las conclusiones extraídas de este estudio, el 83% de las principales compañías comunican sus emisiones contaminantes (once puntos más que el año pasado) y el 51% de ellas especifican objetivos de reducción de emisiones para los próximos ejercicios, diez puntos más que en 2008.

El informe, realizado a partir de las respuestas obtenidas de más de 3.700 grandes empresas de todo el mundo, analiza las políticas sobre control de emisiones contaminantes, los riesgos y oportunidades que plantea el cambio climático y las estrategias de las compañías para gestionar este nuevo escenario.

El análisis constata la disponibilidad de las grandes empresas para compartir información con inversores y el resto de grupos sobre sus políticas medioambientales y sobre los riesgos y las oportunidades que genera la lucha contra el calentamiento global. Según el informe, el 83% de las principales compañías comunica de manera transparente su nivel de emisiones, tanto las realizadas directamente como las contabilizadas por la compra de energía. En el informe de 2008, sólo el 72% de las empresas consultadas proporcionó esos datos. Además el 51% de las firmas preguntadas especifican sus objetivos de reducción de emisiones contaminantes.

Otra de las conclusiones destacadas del informe es la inquietud que muestran las grandes empresas por la incertidumbre regulatoria en la era post Kyoto (a partir de 2012). Con la vista puesta en la Conferencia del Clima de Copenhague que se celebrará en diciembre en la que se tratará de alcanzar un nuevo acuerdo global sobre cambio climático, las compañías advierten que es muy importante que la voz de las empresas y de los inversores sea escuchada en las negociaciones, dado que desempeñan un papel crucial en la implantación efectiva de los acuerdos de reducción de emisiones a través de la inversión y la innovación.

Mari Luz Castilla, directora de sostenibilidad, RSC y Cambio Climático de PwC, considera que «la severidad de la crisis actual ha puesto de manifiesto una infravaloración de los riesgos y de su impacto en el negocio. Por ello, ahora es más importante que nunca entender cómo el cambio climático puede llegar a afectar a los resultados económicos de una compañía».

El informe también incluye un ránking que mide el grado de transparencia de las empresas del Global 500 a la hora de proporcionar información sobre su gestión del carbono. Empresas españolas como Unión Fenosa, Repsol, Gas Natural o Iberdrola obtienen muy buenas puntuaciones en este índice.