El 85,3% de las pequeñas y medianas empresas españolas que acudieron a una entidad financiera en primer trimestre de 2010 han tenido problemas para acceder a la financiación, casi cuatro puntos por encima del 81,2% registrado en el mismo periodo del año anterior, según datos de la encuesta sobre el acceso de las pymes a la financiación ajena elaborada por las Cámaras de Comercio.

En concreto, el 71,9% de las pymes, más de 1,13 millones de compañías, intentaron acceder a financiación externa en el primer trimestre de 2010, de las cuales, finalmente 125.000, no lograron obtenerla.

En cuanto a la cuantía y el volumen de los préstamos, para el 39,3% (447.000 empresas) el volumen de financiación se redujo, mientras que para el 61,8% de las empresas (703.000 pymes) se ha incrementó el coste de financiación (tipo de interés) en el último trimestre.

En cuanto a otros costes, para el 68% (774.000 empresas) los gastos y comisiones se encarecieron respecto al trimestre anterior, mientras que para el 82,5% de las pymes (940.000 compañías) aumentaron las exigencias de garantías y avales.

Asimismo, para el 48,3% de los pequeños y medianos negocios (549.000 empresas) se dilató el plazo de la respuesta de la entidad financiera a su solicitud en los últimos tres meses, al tiempo que al 7,3% (83.000 empresas) se les exigió un plazo de devolución más reducido.

El 86,8% necesita circulante

El 86,8% de los negocios (988.000) que solicitó recursos externos lo hizo para para financiar su circulante, un porcentaje que se eleva dos puntos y medio por encima del valor del último trimestre de 2009 (84,3%).

De este modo, sólo un 14,5% de las pymes que solicitaron financiación ajena lo hicieron para afrontar para proyectos de inversión, el ratio más bajo registrado desde el inicio de la encuesta de las Cámaras.

Dentro del total de 1,39 millones de emprendedores que demandaron financiación en los tres primeros meses del curso, el 91,3% experimentó un retraso en los pagos de sus clientes, con un promedio de demora de en torno a los 4,5 meses.

En cuanto a la Administración pública, el 46,2% de las empresas proveedoras sufrió problemas para efectuar al cobro, un valor similar al alcanzado en el último cuarto de 2009.

Así, los problemas principales para materializar el cobro se han presentado con la Administración local (28,0%), en segundo término con la autonómica (23,7%) y, por último, con la Administración central (7,5%). El retraso medio en el cobro a los tres niveles de Administración Pública se sitúa por encima de los cinco meses, y superó a los seis meses en la Administración Autonómica.

Por otra parte, el 34,8% del total de empresa demandantes de recursos externos (396.000) solicitó líneas de crédito del ICO, de los cuales un 45% encontró obstáculos para la concesión de financiación.

En concreto, nueve de cada diez empresarios consideró que las condiciones establecidas para acceder a las líneas de crédito son muy complejas, y un 31,7% de los solicitantes indicó que la entidad financiera estatal no les proporcionó información al respecto.

Fuente: Europa Press