Cerca de 1.400 millones de hablantes en el mundo ponen de manifiesto que el inglés es el idioma mundial de los negocios. Por esta razón, las empresas buscan incorporar profesionales que pueda dominar con solvencia este idioma. Y esta es, a su vez, una de las principales ventajas de ser bilingüe. En este artículo te contamos cómo poner en valor tu bilingüismo a la hora de optar a un puesto de trabajo.

Ventajas de ser bilingüe: mucho más que dominar un segundo idioma

Si nos detenemos a pensar en una persona bilingüe, quizás podríamos llegar a inferir con cierta facilidad una serie de características de su perfil personal. Por lo tanto, en un proceso de búsqueda de empleo la clave sería saber poner en valor las ventajas de ser bilingüe. Ser capaces de trasladar esas y otras características, el valor que tienen, a nuestro perfil profesional en una entrevista.

Para poder hacerlo, identifiquemos, en primer lugar, algunas de las ventajas que puede aportar a un candidato dominar un segundo idioma:

  • Capacidad para establecer comunicación con otros profesionales en cualquier parte del mundo
  • Posibilidad de leer, traducir o escribir cualquier texto en inglés.
  • Ventajas para viajar a reuniones, ferias, congresos y otros eventos en representación de la empresa.

Pero, como decíamos al principio, las ventajas de ser bilingüe van mucho más allá de lo meramente laboral. El dominio de un idioma aporta otras cualidades indispensables en el trabajo. Algunas de ellas podrían ser las siguientes:

a) Habilidades comunicativas: ya que los estudios de idiomas permiten ampliar nuestro vocabulario y mejorar notablemente nuestra expresión oral y escrita. Por supuesto, un manejo bilingüe de cualquier idioma conlleva también un importante dominio de la comunicación verbal y no verbal.

b) Capacidad de trabajo y organización: pues para alcanzar un dominio total de cualquier idioma se requiere mucho esfuerzo y dedicación, una gran tolerancia a la frustración y altas dosis de responsabilidad y de planificación del aprendizaje.

c) Actitudes y habilidades sociales: dominar un idioma puede llevar implícito, a su vez, una serie de habilidades relacionadas con el contacto con personas de otros países. Al estudiar idiomas aprendemos de culturas diferentes. Su historia, sus hábitos, sus expresiones y sus formas de vida. Esto facilita el desarrollo de actitudes empáticas, tan necesarias en el entorno laboral.

Candidato mostrando a su reclutador las ventajas de ser bilingüe

Cómo resaltar tu candidatura si eres bilingüe

Cuando estamos inmersos en un proceso de selección, debemos ser capaces de poner en valor la nota diferencial que supone nuestro bilingüismo. Destacar las habilidades y cualidades que implica dominar un segundo idioma debe ser uno de nuestros elementos diferenciadores. Pero esto no resulta sencillo.

Algunas claves para resaltar tu candidatura si eres bilingüe podrían ser las siguientes:

  • En el currículum, intenta resaltar si has vivido o trabajado en otro país y durante cuánto tiempo. De la misma forma, si tienes una formación oficial en idiomas indica dónde realizaste dicha formación, tu nivel o certificación oficial y en qué fecha la conseguiste.
  • También en tu currículum debes resaltar las tareas que hayas realizado en anteriores trabajos gracias a tu dominio del idioma.
  • Si el puesto está relacionado con el ámbito internacional o los idiomas, puedes preparar una carta de presentación en inglés. Esto puede ayudar a poner el foco en tu bilingüismo de cara a la entrevista de trabajo.
  • Ya en la entrevista, puedes utilizar un breve argumentario destinado a exponer algunas de las ventajas de ser bilingüe que acabamos de detallar, u otras que consideres importantes.