Esta pregunta tiene muchas respuestas. Algunas de ellas podemos encontrarlas en el estudio desarrollado por el grupo de consultoría y recursos humanos Michael Page, que, en primer lugar, incide en que los sueldos de los directivos no se han visto afectados por la crisis económica, aunque sí se han reducido las bonificaciones variables.

Según los datos reunidos en el análisis de Michael Page, el socio de un despacho de abogados con ramificaciones internacionales, por ejemplo, puede llegar a cobrar hasta 250.000 euros brutos anuales. Es el «top» de la escala salarial. Después de él, y a pesar de la burbuja inmobiliaria y la crisis del sector de la construcción, quienes mayores retribuciones anuales obtienen son los directores generales de promotoras inmobiliarias y constructoras, cuyos emolumentos anuales se sitúan entre los 100.000 y 240.000 euros. Entre ambas cifras, aunque tirando al alza, queda, en el sector de recursos humanos, el ejecutivo de una empresa que supere los mil trabajadores, cuyo salario sería de alrededor de unos 220.000 euros anuales. El próximo escalón en la escala salarial sería el de los directores financieros de las firmas de seguros. En este caso, las cantidades a percibir oscilan entre los 65.000 y 180.000 euros brutos anuales.

Como regla general, son los ejecutivos que han superado la cuarentena y que desempeñan sus trabajos en empresas con cifras de ventas superiores a los 150 millones de euros los que siempre se situarán en las escalas salariales más altas.

Mandos medios

Sin embargo, según el informe de Michael Page, sólo las remuneraciones de los directivos se sitúan en la cumbre de la escala salarial. El sueldo de los mandos intermedios puede oscilar mucho. En Banca, la remuneración de un Analista de Riesgo de Mercado varía entre los 35.000 y los 45.000 euros al año. En el área Comercial y Marketing, el sueldo medio oscila entre los 35.000 y los 50.000 euros anuales, según el puesto, área y años de experiencia. En el área de las finanzas, el sueldo de sus mandos medios depende, principalmente, del volumen de ventas de la empresa. Un «controller», por ejemplo, puede llegar a cobrar hasta 60.000 euros anuales. Por último, en el sector de la salud, las franjas salariales varían mucho. Un «product manager» ganaría entre 30.000 y 40.000 euros anuales, mientras que un delegado hospitalario gana, como mínimo, 50.000 euros brutos anuales.