En una oficina hay más riesgos de los que nos imaginamos. Aquí van algunos «consejos» para no sufrir ningún accidente laboral.