Ni carrera profesional, ni una empresa para toda la vida. Los nuevos trabajadores, esos jóvenes nacidos entre los años 80 y los 90 que forman parte de la llamada generación «millennial», la más preparada que ha visto nuestro país, quieren trabajar en compañías que les ofrezcan flexibilidad horaria y un sueldo decente. Además, están muchos más dispuestos que sus padres a cambiar de país por un buen proyecto.

Según los datos que recogemos cada año para elaborar el Informe Infoempleo Adecco, un análisis del empleo cualificado que se genera en España, el 53% de las ofertas que publican las empresas van dirigidas a personas de entre 26 y 35 años. Es decir, a millennials. Sus gustos, aspiraciones y objetivos en la vida son tan diferentes a los que motivaban a la generación anterior (Generación X), que las empresas no saben aún cómo captar y retener a esos candidatos llamados a ser la fuerza de trabajo en los próximo años.

En un encuentro con RRHH Digital, firma experta en información sobre Recursos Humanos y mundo laboral, el Director General de Infoempleo, Jorge Guelbenzu, ha configurado una radiografía del perfil de estos nuevos trabajadores, de las dificultades que tienen las empresas para llegar hasta ellos y de cómo puede encajar todo esto en nuestro futuro mercado laboral.

Lo que quiere el candidato…

Los nuevos demandantes de empleo buscan,sobre todo, flexibilidad horaria y salario. Suelen omitir, sin embargo, un punto que hasta ahora había sido muy valorado por los candidatos: la posibilidad de hacer carrera en la empresa. Este dato, dice Jorge Guelbenzu, ha impactado especialmente a los reclutadores, «que los candidatos miren más la comodidad que les ofrece ese puesto que las posibilidades de promoción o de adquirir nuevas competencias les tiene muy sorprendidos, porque ellos siguen teniendo muy en cuenta el compromiso y la vinculación a los proyectos».

…y lo que buscan las empresas

Los departamentos de RRHH no se cansan de repetirlo, quieren talento. Necesitan gente muy formada, sobre todo para puestos especializados del área de IT, Internet y nuevas tecnologías. «Aunque resulte paradójico en un país con una tasa de desempleo del 25%» explica Guelbenzu, «hay áreas donde encontrar profesionales cualificados que estén en búsqueda activa es muy complicado, sobre todo en las tecnológicas, en ingeniería y telecomunicaciones».

Conocimientos frente a experiencia

En esta carrera por hacerse con el mejor talento, las empresas se están encontrando con un gran dilema: cómo hacer convivir con éxito perfiles junior y senior. Por un lado, los perfiles junior aportan nuevos conocimientos, un mayor nivel de idiomas y un mejor manejo de las herramientas técnicas y de todo el entorno digital. Sin embargo, en muchas ocasiones, no llegan a acumular la experiencia se requiere para algunos puestos (la media que se pide es de 3,3 años). Por otro, los empleados con mayor recorrido profesional que si disponen de esa experiencia pero tienen más dificultades a la hora de lidiar con las nuevas tecnologías. En opinión de Guelbenzu, la mejor solución para las empresas podría estar en contar con equipos donde se combinen ambos perfiles para aprovechar lo que unos pueden aprender de los otros.

Empleados por el mundo

Otro elemento que marca una clara diferencia entre esta nueva generación de candidatos y los anteriores es su movilidad. Según los datos recopilados para el Informe Infoempleo Adecco, el 59% de los profesionales estaría dispuesto a irse a trabajar al extranjero y, de ellos, un 62% estaría dispuesto a permanecer varios años en el destino. Si el proyecto que les ofrecen les merece la pena no tienen problema, está abiertos a conocer mundo. «El que no tiene un trabajo cualificado huye por necesidad, pero el que lo tiene huye por un proyecto o por un salario mejor o ambas cosas. Esa fuga de cerebros ya está sucediendo y a largo plazo lo lamentaremos» afirma el Director General de Infoempleo.

Autónomos y emprendedores

Después de cinco años en los que miles de autónomos se quedaron fuera del mercado, la tendencia está cambiando y en 2013 más de 25.500 nuevos profesionales decidieron abordar el mercado laboral desde el punto de vista del emprendimiento. Para los nuevos demandantes de empleo emprender se ha convertido en una salida, una forma diferente de hacer frente a la falta de empleo. Y eso, a pesar de las dificultades a las que tienen que enfrentarse. Desde su experiencia como fundador de varias Startups, Guelbenzu cree que «se ha montado un entorno muy práctico en cuanto a aceleradoras, incubadoras, ayudas, mentores…, pero falta que los recursos lleguen realmente a los que tienen que llegar, a los emprendedores que hacer de motor de esas startups. Se ha mejorado mucho, pero aún hay bastante trabajo por hacer».