Compaginar el día a día, la familia, los amigos, con los clientes que no pagan (o lo hacen tarde), las llamadas improductivas e inoportunas…el verano está a la vuelta de la esquina y, esta época, tiene implicaciones importantes para el autónomo.

En el caso de los autónomos resulta muy complicado planificar las vacaciones a meses vista ya que, en la mayoría de los casos, supone el cierre temporal del negocio, especialmente en el caso de las empresas más pequeñas y freelances.

Hemos elaborado un listado de herramientas de planificación para estar preparados ante la temporada estival:

Controlar las nóminas

El pago puntual representa el 80% de un buen ambiente laboral. Hay que tener en cuenta que el trabajador depende directamente de esta nómina para controlar sus finanzas personales y familiares. La nómina, ya sea semanal, quincenal o mensual, forma parte del corazón de la empresa, no es sólo  el salario del trabajador, sino que afecta a las expectativas, compromisos, responsabilidad y las necesidades. Si una empresa no tiene este factor en orden, inevitablemente afectará en el ambiente laboral y disminuirá la productividad de sus empleados.

Programa las entregas: mejor antes, que después 

Terminar los proyectos antes que nos tomemos las vacaciones es favorable para los clientes y para nosotros mismos. Piensa que, si dejamos los proyectos a medias durante una temporada, la vuelta al trabajo será como empezar desde cero.

Dedica tiempo a la formación

Las vacaciones también pueden ser un buen momento para centrarse en la formación y hacer algún curso. Podría ser una oportunidad para planificar semanas de aprendizaje o sesiones para elaborar estrategias ya que suele haber menos cantidad de trabajo. Asimismo es una oportunidad para probar y poner en marcha esos cambios necesarios que hemos ido detectando durante todo el año.

Revisar el flujo de Caja

Tenemos que estar preparados para afrontar los pagos a los empleados, los proveedores y colaboradores, las facturas, etc. Es imprescindible anticiparnos a sus necesidades de efectivo durante esta temporada y planificar bien las fechas.

Desconectar

Tomarse unos días de vacaciones es algo absolutamente necesario. Sabemos que como autónomo o freelance es muy difícil olvidarse de ésos problemas, proyectos y trabajos que rondan por la cabeza. No obstante, los autónomos también tienen que descansar, limpiar la mente. Mientras se esté de vacaciones, el contacto con el trabajo debe limitarse a lo esencial.  Avisa a tus colaboradores y clientes (nuevos y fijos) de tu ausencia. Asegúrate de que el correo, web o teléfono está completamente redirigido o explicando las fechas en las que no estarás disponible y desconecta.