Si te has planteado internacionalizar tu negocio, Reino Unido puede ser una de las opciones favoritas. Los trámites son relativamente sencillos, el idioma no supone una barrera demasiado alta y la fiscalidad tiene muchas ventajas.

Las facilidades del idioma

Montar una empresa en territorio británico te da la oportunidad de internacionalizar tu iniciativa en un país que se comunica en el idioma de los negocios. No será demasiado complicado acceder a la información, hay mucha formación específica para aumentar tu nivel de inglés en el área comercial, y puedes encontrar fácilmente a quien que te traduzca los trámites más complejos relacionados con la fiscalidad, la contabilidad, la relación con las entidades bancarias o con los proveedores, por ejemplo.

Llevar las cuentas y el papeleo al día

Hay dos organismos británicos que son clave a la hora de formalizar los trámites. Por un lado, el que lleva los impuestos en Reino Unido, la Agencia Tributarias de allí, que es el HMRC (HM Revenue & Customs). El registro en esta entidad es gratuito. Por otro, está la Companies House, que es el registro oficial mercantil que coordina la administración de las sociedades en el país. En este organismo es donde tendrás que registrar la empresa.

Ten presente que tu negocio, por mucho que se constituya en un país diferente, ha de tributar en el país en el que produce sus ingresos. Es decir, si tus ganancias se llevan a cabo en España, tendrás que rendir cuentas aquí, aunque hayas montado la empresa en Reino Unido.

Para que se considere una sociedad británica y pueda acogerse a su normativa, ha de tener su domicilio en el país y realizar allí la actividad. Además, sus trabajadores ha de ser residentes y estar dados de alta en la Seguridad Social británica.

A la hora de encontrar personal para contratar, en el área de Empleo Internacional de Infoempleo te ofrecemos la posibilidad de reclutar a personas que residan allí y también a españoles que estén interesados en trabajar en Reino Unido.

También conviene tener en cuenta que, con el Brexit, Reino Unido ha salido de la Unión Europea. Esto puede significar que trámites que eran sencillos por pertenecer a un espacio común pueden verse modificados. Serán efectivos cuando se complete el proceso de negociación de la salida de la UE.

Y un último aspecto que no hay que olvidar es el cambio de moneda. Operar en libra esterlina puede afectar al coste de las transacciones con el euro.

Saber ver la oportunidad de negocio

Para saber determinar las posibilidades de montar un negocio en el extranjero hay que sopesar los sectores más interesantes del país: bienes de consumo y agroalimentarios, sector energético, maquinaria y equipos, sector turístico, construcción, infraestructuras de transporte, entre otros. Conviene ponerse al día de cómo es el mercado en el que se quiere entrar, sus costumbres y los usos locales.

Un buen lugar para recopilar cantidad de información muy útil para tu proyecto es asistir a ferias y certámenes comerciales. Tendrás además la oportunidad de hacer contactos con clientes y distribuidores.

Un poco más de información de interés

Hay un programa británico de ámbito nacional, que cuenta con el apoyo del Gobierno, para ayudar a los emprendedores que van a montar un negocio en el país, se trata del StartUp Britain.

Los siguientes enlaces también te resultarán interesantes: