La situación de los parados ha cambiado. La consultora de recolocación Creade Lee Hecht ha comparado los resultados obtenidos por Adecco hace un año sobre la reacción de los parados ante la falta de empleo con la situación actual, y ha llegado a la conclusión de que son muchos los profesionales que deciden dar un paso atrás, e incluso rebajar sus expectativas salariales hasta un tercio, con el objetivo a medio plazo de volver a crecer cuando las circunstancias lo permitan.

En épocas de bonanza, cuando el mercado laboral está en continuo crecimiento, los profesionales tienden a mirar siempre hacia arriba planteándose un desarrollo profesional vertical. Sin embargo, en estos momentos ese planteamiento puede llevar a la inmovilización pues el mercado laboral apenas está creando puestos de trabajo que permitan seguir creciendo hacia arriba.

En la actualidad, el planteamiento comienza a ser diferente. En lugar de un desarrollo vertical, algunos profesionales empiezan a trazar un desarrollo horizontal con una carrera por delante para después dar el salto. Llegar a este cambio de visión no resulta fácil, pues estos profesionales provenían de puestos muy elevados con unos sueldos también muy altos.

Sin embargo, según Nekane Rodríguez, aferrarse únicamente a esta alternativa puede impedirles continuar con su transición de carrera y caer en una espiral de estancamiento profesional, y como consecuencia, personal: “es imprescindible sacar la parte positiva de cada situación y evitar la obsesión de querer recuperar lo que tenía. La nueva situación no debe estar encaminada hacia una obsesión por conseguir un empleo, sino que puede ser el momento oportuno para replantearse un proyecto de vida. El empleo nos aporta unos ingresos económicos imprescindibles, pero no es lo único en nuestras vidas. Es también importante valorar lo que esta situación nos está permitiendo hacer y disfrutar (formación, hijos, deporte, amigos,…), para mantener una actitud positiva a pesar de los continuos estímulos externos tan pesimistas”.

Pero no hay que olvidar que la cuestión salarial juega un papel crucial en muchos casos y todo depende de las circunstancias personales de cada economía doméstica. Para valorar una posible oportunidad laboral en la que el sueldo desciende de forma importante, el profesional debe realizar una planificación financiera para analizar la problemática que esta reducción salarial podría provocar en su contexto económico.

“Cuando estos profesionales abren su mente y ven el futuro a medio-largo plazo, comprenden que les compensa ganar hasta un tercio menos que antes, y volver a recuperar su carrera  profesional desde otra perspectiva. Esta actitud activa les será muy positiva de cara al futuro cuando la economía mejore, pues para las empresas un trabajador que haya estado inactivo durante tanto tiempo pierde competitividad”, explica Nekane Rodríguez.

Crece el autoempleo entre los más emprendedores

El empleo por cuenta ajena por supuesto que no es la única alternativa para salir del desempleo. El autoempleo, ya sea como autónomo o freelance, crece entre los profesionales como una alternativa a su situación a pesar de la crisis.

Un ejemplo claro de esta tendencia, es el aumento de los participantes de los programas de recolocación de Creade Lee Hecht Harrison que han decidido continuar la carrera profesional por su cuenta en 2009. El 12% de los participantes de programas individuales (dirigidos a mandos intermedios y directivos) ha optado por el autoempleo en 2009, siendo 4 puntos porcentuales más que un año antes.

No cabe duda de que esta opción merece un elevado reconocimiento en un año en el que se han cerrado 1.264.689 de empresas. Pero también se crearon 79.617 nuevas sociedades, lo que demuestra que aún son muchos los emprendedores que desafían los estímulos pesimistas del ambiente que les rodea.

Profesionales con una gran experiencia y conocimiento de su sector, puede moverse por él de forma independiente ofreciendo sus servicios. Esto se está dando de forma cada vez más habitual en sectores como el de la consultoría o los medios de comunicación. Las ventajas de esta alternativa profesional también son muchas, pues además de mantenerte activo en el mercado laboral, abre las puertas de nuevos contactos que podrían ofrecer un nuevo reto profesional.

Consejos para que no cunda el desánimo

En momentos en los que alrededor sólo se escuchan noticias pesimistas, resulta complicado mantener una actitud positiva durante la búsqueda de empleo. Por eso, Creade Lee Hecht Harrison propone 10 consejos para que el efecto desánimo no cunda entre los profesionales. El objetivo no es encontrar cualquier trabajo, el objetivo será continuar con éxito tu trayectoria profesional, y eso nunca se construye con una visión a corto plazo:

1. Lo primero de todo piensa bien qué vas a hacer con la indemnización, controla los gastos y prepárate para 1 año de búsqueda.

2. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo y requiere de estrategia, esfuerzo y disciplina.

3. No te obsesiones con encontrar únicamente un trabajo, enmarca tu nueva situación dentro de tu proyecto vital.

4. No pierdas los hábitos que dirigían tu vida personal. Márcate unos horarios y establece una serie de rutinas diarias que te satisfagan y hagan sentirte vivo.

5. Aprovecha el tiempo para disfrutar de la familia, amigos y aficiones. Todo aquello que antes echabas de menos y no podías hacer por falta de tiempo.

6. El deporte puede ayudarte a sentirte más ágil, física y mentalmente. Busca aquel deporte que mejor encaje con tus gustos y motivaciones.

7. ¿Hacia dónde voy? No te pierdas. Un objetivo para ser consistente es ser realista y por ello, debes alinear tres conceptos claves:

– Qué sé hacer y qué puedo hacer; cuál es mi experiencia, mis logros, mis competencias y mis puntos fuertes.

– Qué es lo que más me gusta hacer, lo que me motiva. Piensa en aquello en lo que sientes que quieres invertir tu tiempo, aquello con lo que disfrutas.

– ¿Conoces cómo está el mercado? Piensa y analiza qué es lo que el mercado está demandando y cómo se adaptan tus experiencias y motivaciones a él.

8. No te obsesiones con querer lo que tenías. Abrir las expectativas a otros sectores, puestos y zonas geográficas te concederá nuevas oportunidades.

9. No caigas en la frustración. Sé consciente de lo que necesitas y de lo que deseas, y no lo confundas. Vivimos en un mundo lleno de posibilidades que nos hacen creer que todo está al alcance de nuestras manos y que si no lo obtenemos no seremos felices.

10. Sueña y sé generoso contigo mismo. Mima el tiempo, dedicándolo a tus objetivos y prioridades. No juzgues, las cosas son lo que son, pero, según la interpretación que les demos, adquieren nuevos matices. Permítete disfrutar de cada día.