La victoria de España en el Mundial de Sudáfrica 2010 ha desatado una alegría que se ha extendido por todos los rincones del país. Independientemente de la edad, el lugar de nacimiento, las ideas políticas, … esta victoria ha permitido que durante un rato nos olvidemos de nuestros problemas, incluso a aquellos a los que no les gusta el fútbol.