El Banco de España propone aumentar la empleabilidad del colectivo desempleado mediante el diseño global de las políticas activas y pasivas de apoyo a este grupo.

En su informe anual, el Banco de España propone reforzar las políticas de apoyo a parados de larga duración para aumentar la empleabilidad de este colectivo «analizando los vínculos con los diferentes mecanismos de protección social y facilitando la flexibilidad salarial».  Destacan que, al cierre de 2013 el colectivo de parados de larga duración se situaba en el 60,7 %.

En el mismo documento también se explica la «moderación salarial» observada en 2013 por el resultado de la negociación colectiva, que fijó los incrementos salariales en el 0,6 %, por debajo del 1 % alcanzado un año antes. El informe señala que, «Los salarios mostraron a lo largo de 2013 una respuesta más acorde con la situación coyuntural y reflejaron una moderación en los incrementos pactados y una menor indexación»

Por primera vez desde el inicio de la crisis el empleo mostró una progresiva mejoría a lo largo de 2013, hasta registrar un leve crecimiento en el último trimestre, según valoraciones del citado banco.

La mejora de la actividad impulsó la contratación en la segunda mitad del año del empleo temporal y a tiempo parcial, pero prevé que, con medidas impulsadas por el Gobierno como la tarifa plana de 100 euros mensuales, «aumente de forma apreciable» la contratación indefinida en disminución de la temporal.

Además, de cara a los próximos trimestres espera que, a consecuencia del mayor grado de flexibilidad del nuevo mercado laboral, «la ocupación crezca a tasas que, aunque moderadas, sean elevadas en relación con el avance del PIB».

El Banco de España sostiene que el nivel de paro, su composición y su persistencia son indicativos de la «considerable magnitud del problema pendiente». Tomando este punto de partida, dice que, la sostenibilidad de la demanda y la consolidación de la recuperación «dependen de que la creación de empleo vaya ganando solidez y de que se completen los ajustes todavía pendientes en los restantes desequilibrios».