Septiembre. Vuelta de vacaciones y comienzo de un nuevo «curso».  El mes en que despertamos y recordamos que es el momento de cumplir los objetivos personales y laborales que nos hemos marcado durante los días de descanso. Uno de ellos: actualizar el currículum vitae.

Imagina que eres responsable de recursos humanos de una empresa y tienes dos currículum vitae sobre tu mesa. Uno está desorganizado, redactado con diferentes fuentes tipográficas para cada párrafo, y con interlineados desproporcionados. El segundo currículum también ofrece mucha información pero puedes leerla rápidamente, como si escanearas el documento, porque está redactado con los espacios necesarios, haciendo un buen uso de los blancos. Cuenta con títulos coherentes para cada sección y utiliza los formatos de estilo para destacar los hechos importantes. ¿Cuál de los dos eligirías primero?

Si quieres que tu hoja de vida laboral tenga alguna oportunidad te recomendamos invertir tiempo y energía, no sólo en su contenido, sino también en la presentación. Por eso, con este post queremos compartir algunas sugerencias que te acerquen a tu próxima gran oferta de trabajo.

El primer paso elegir el tipo de currículum que quieres presentar. ¿Se trata de un currículum cronológico o uno funcional?

    – Formato cronológico

Este formato es el más común. Se trata de mostrar  nuestro historial de empleo más reciente en primer lugar, indicando los puestos de trabajo por fecha en una línea de tiempo. Este tipo de currículum pone más énfasis en los puestos de trabajo desempeñados y en el recorrido laboral que en las habilidades. Por lo general, funciona mejor para aquellas personas que han llevado a cabo una carrera estable y progresiva en uno o dos campos.

    – Formato funcional

El curriculum vitae funcional se centra mucho más en las habilidades,experiencias y logros del candidato, en vez de los puestos de trabajo y empresas. Asimismo, este formato permite a los candidatos pasar por alto las lagunas o vacíos en la experiencia laboral, o restar importancia a los empleos que no han sido relevantes, etc

En la actualidad hay un gran abanico de plantillas para crear currículum vitae que se salen de lo habitual y se ajustan a los dos tipos de formatos.

Aporta valor añadido a tu CV

En anteriores posts hemos recogido diferentes formas de presentar el currículo para que te sirvan de inspiración y encuentres ideas para diferenciarte. Hemos visto currículum que caben en un folio o en 6 segundos de video, en forma de cómic convertidos en adaptación musical. Los autores de cada uno de ellos se ha presentado de manera original y diferente.

También puedes añadir valor de otras formas, por ejemplo con añadiendo un código QR a tu currículo que enlace a un vídeo personal, que muestre tarjeta de presentación digital, o acceda a tu página personal. En definitiva, harás que tu currículo en papel sea interactivo y multimedia, ampliando infinitamente sus posibilidades.

Actualiza el currículum

A veces se nos olvida lo importante que es tener un currículum actualizado, incluso una hoja de ruta laboral distinta para cada tipo de trabajo. ¿Cada cuánto tiempo debemos de actualizar el currículo? Lo ideal es hacerlo cada vez que tenemos un nuevo puesto, elemento y/o habilidad que incluir o modificar. Si no se han producido grandes modificaciones, siempre se puede echar un vistazo a las tareas descritas para comprobar que reflejan fielmente el las tareas diarias.

En cualquier caso, los expertos recomiendan revisar el currículo cada tres meses. Así que, piensa ¿cuánto hace que no actualizas tu currículo? Quizá es el momento de echar un vistazo… Accede desde aquí a tu perfil y empieza el nuevo curso poniendo en forma tu currículo.