La irrupción de las redes profesionales en nuestro país hace aproximadamente tres años ha dado lugar a un nuevo escenario en el que los profesionales y las empresas buscan compartir experiencias, conocimientos y entrar en contacto con otros profesionales que les puedan abrir las puertas a una nueva oportunidad laboral o a nuevas oportunidades de negocio, según Adecco Professional.

Según una encuesta realizada por la consultora de reclutamiento y selección entre 1.100 usuarios de Internet, el 51% aseguraba utilizarlas y el 45% de los expertos en recursos humanos afirmaba haber recurrido alguna vez a ellas para reclutar candidatos. Además, un 52% de los expertos en recursos humanos encuestados asegura que podría descartar a un candidato de un proceso de selección por su «rastro digital».

Hay que tener en cuenta que cerca del 40% de las ofertas existentes en el mercado laboral no se publican y se accede a ellas, generalmente, mediante la red de contactos, las redes profesionales se configuran como el cauce ideal para hallar socios y colaboradores, ampliar la cartera de clientes y proveedores y conocer a expertos de confianza que, todos ellos, pueden abrir las puertas de un nuevo empleo.

Respecto al perfil de los usuarios, la edad media suele estar entre los 35 y 44 años, con una mayoría de hombres frente a mujeres y provenientes, principalmente, del sector de las tecnologías, consultoría, banca y finanzas, servicios y marketing y publicidad. Más del 75% de los usuarios posee estudios universitarios y más del 50% desempeña puestos de responsabilidad gerencial y directiva en sus respectivas empresas.

¿Para qué sirven las redes?

Las redes profesionales más utilizadas por los usuarios son Linkedin, con un 69%, seguida de Xing son el 39%. A continuación, el 24% de los usuarios emplea redes profesionales especializadas y un 8% asegura utilizar Viadeo. El 15% restante opta por otras redes.

El fin por el que cada usuario utiliza este tipo de plataformas varía en función de sus necesidades y obejtivos. Pese a todo, el 55% de los 1.100 encuestados por Adecco Professional asegura recurrir a ellas para ampliar su red de contactos. En segundo lugar, un 50% pretende conseguir nuevos conocimientos a través de debates con profesionales de ideas similares en grupos privados y un 47% utiliza las redes profesionales para recopilar datos, archivos o experiencias que puedan usar para su propia empresa.

En menor porcentaje, un 32% ve en ellas el medio idóneo para anunciar y promover la actividad de su empresa, al tiempo que un 23% cree que las redes pueden ayudarle a encontrar posibles proveedores, frente al 20% que acude a ellas para encontrar un puesto de trabajo y, por último un 12% indica otros motivos como la fidelización de clientes o el contacto con antiguos compañeros de trabajo.

Las redes, un efectivo punto de partida para reclutar

Las redes profesionales también han supuesto un revulsivo dentro del mundo de la selección y los recursos humanos a la hora de detectar nuevos candidatos ya que no sólo es posible conocer su currículum vitae y trayectoria profesional, sino que también se puede acceder de una manera directa a recomendaciones sobre él, a su red de contactos y a sus inquietudes e intereses.

Así no resulta extraño que un 46% de los profesioanles de los recursos humanos encuestados afirme haber recurrido alguna vez a estas plataformas de networking para reclutar candidatos. De ellos, un 13% asegura hacerlo de manera habitual mientras que un 33% lo ha hecho alguna vez. Por el contrario, un 55% todavía no ha optado por esta fuente de reclutamiento.

Lo más importante de todo es que el reclutamiento mediante redes profesionales parece ser muy efectivo ya que un 70% de las personas que han recurrido a él se muestran satisfechas y reconocen su efectividad, frente a un 30% que opina lo contrario.

Pese a estas buenas impresiones, no hay que olvidar que esta labor de reclutamiento de nada serviría o no sería del todo eficaz sin una labor posterior de consultoría por parte de los seleccionadores en la que se contrasten todos los datos del perfil público del candidato, sus referencias y aptitudes y actitudes. En el caso de utilizarlas como una fuente de reclutamiento, se trataría de una herramienta complementaria que aporta información de los candidatos a la vez que permite contrastar las referencias que compañeros, superiores o los propios clientes han tenido con ellos. Las redes profesionales pueden ser un punto de partida para ellos, una primera toma de contacto, pero no una solución total a la búsqueda de candidatos.

Los motivos por los que los seleccionadores de personal y expertos en recursos humanos han optado por esta vía son varios: en primer lugar, el 52% asegura que les permite tener perfiles constantemente actualizados, mientras que un 51% cree que la principal ventaja es que permiten obtener referencias directas de los candidatos. Además, el 41% opina que es una vía más rápida que las tradicionales y un 3% ve en ellas otras ventajas diferentes como el poder acceder a una potencial base de datos de candidatos sin ningún tipo de coste.

Ten cuidado con tu rastro digital

La presencia que un candidato pueda tener en Internet, ya sea mediante blogs o perfiles públicos en redes sociales o profesionales, puede ser determinante a la hora de optar a un puesto de trabajo. Al menos así se desprende de las respuestas obtenidas por parte de los expertos en recursos humanos encuestados: pese a que un 47% asegura no interesarse por este rastro digital, un 26% sí lo hace y un 28% reconoce que depende de la situación.

Donde sí parece haber unanimidad es a la hora de preguntar sobre si podrían descartar a un candidato de un proceso de selección por la información que éste pudiera tener en Internet: el 52% de los encuestados afirma que sí podría descartarlo, mientras que un 29% no lo haría y un 19% cree que es indiferente.

Potenciar la reputación 2.0

Adecco Professional propone 8 pasos para mejorar la reputación online de cualquier profesional:

1. «Gloogléate» y elimina cualquier contenido que no sea coherente con la imagen de marca que quieras transmitir.

2. Crea tu propio plan de marketing: haz un listado de organizaciones en las que gustaría trabajar. Ajusta tu imagen de marca para atraer a futuros contactos.

3. Usa las redes sociales y profesionales: si estás desempleado, mantén tu perfil completo, con palabras clave y varias recomendaciones de calidad. Lo óptimo de estar vinculado a 100 o más personas que pueden darte una buena imagen.

4. Selecciona un blog con el que instruirte: es preferible uno escrito por un experto en tu área profesional. Si no estás trabajando, sigue varios.

5. No pierdas el tiempo en herramientas de la web 2.0 que no sean relevantes para el progreso de tu carrera o peor aún que puedan perjudicarte.

6. Publica tu currículum en bolsas de trabajo especializado en tu campo profesional y nivel salarial. Tenlo siempre actualizado y que sea visible.

7. Establece canales RSS: es como tener una suscripción a una revista, pero on line, pues la recibes en tu correo electrónico. Si estás desempleado, mantén los necesarios para tener cubiertos todos los segementos  de tu lista de objetivos.

8. Mantén siempre activada la privacidad de la red a la que pertenezcas. Todo el material que publicas en Internet pueden ser vistos por cualquier empleador, actual o potencial, o trasladase a sitios sin protección.