La competencia en el mercado laboral es enorme en estos momentos de crisis. Cientos, por no decir miles, de candidatos se presentan a la misma oferta, y la única manera de destacar es aportar algo diferente. A veces hay que arriesgar, salirse un poco de la norma para llamar la atención y quizá tener un punto más que el resto de candidatos.