Abek Verabi

Poco tiempo desempleado, sin problemas para la movilidad geográfica ni exigencias en la búsqueda de trabajo. Para el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) estas son las tres características de un parado “altamente ocupable” y, hoy, de 836.529 personas en España, el 23,05% de los desempleados.

En concreto, y según la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT), que ha tabulado los últimos datos facilitados por el SPEE, el perfil de este individuo es el de un varón que tiene entre 25 y 45 años y vive en Navarra, Madrid o Barcelona…. y está buscando trabajo. El incremento de personas que se ajustan a este retrato robot y al anterior en un 73% en relación al año pasado ha hecho que el resto de parados —los de ocupabilidad media y los ocupabilidad baja— tengan aún menores posibilidades de empleo y, por tanto, redibujen el hasta ahora habitual mapa de la empleabilidad en España.

Por género, las dificultades de este aumento han afectado en mayor medida a las mujeres (que suponen el 59,7% del colectivo con menor ocupabilidad), y a los mayores de 45 años (en su 57,3% correspondiente). Si hablamos de regiones, los peor parados, en todos los sentidos, son los extremeños (47%) y los murcianos.  En el otro lado de la moneda, el de los altamente ocupables, encontramos a los navarros, seguidos de los madrileños y los catalanes, aunque la comunidad autónoma que más ha visto aumentar en un año el número de desempleados con estas características, es decir, con más facilidad para encontrar empleo, es la de Aragón y la Castilla – La Mancha.

Si hablamos de sectores, los parados que más fácilmente lo tienen para encontrar empleo según este estudio, son los egresados del de servicios (el 24% de los ocupables), seguido de los de la construcción (23%) y los de la agricultura (22,3%) y la industria (20,9%).