La incierta situación del mercado laboral, los despidos constantes, las cuentas que no salen… Todo esto provoca que los trabajadores acumulen unos niveles de estrés muy elevados, y bueno, de algún modo hay que intentar librarse de tanta tensión en la oficina. Un poco de ejercicio y sentido del humor son la mejor fórmula.