Ángel Nieto, excampeón del mundo de motociclismo.

Estaba llamado a ser el gran precursor del motociclismo en España. Ángel Nieto (Zamora, 1947) salió de su tierra natal cuando ni siquiera sabía andar y se trasladó a vivir con su familia al madrileño barrio de Vallecas, donde empezó a soñar con correr. A los 14 años se marchó a Barcelona con la ambición pintada en el rostro. A partir de ahí empezó una carrera que le ha convertido en una figura mítica: entre 1969 y 1984 ganó sus famosos 12+1 campeonatos –nunca pronuncia el 13, por superstición–. Hoy también descarga su pasión por las motos en su faceta de comentarista para TVE.

¿Cuál fue su primer empleo?
Mecánico. Empecé muy joven, en un taller de coches. Yo era el que limpiaba los motores y barría el taller. Era el aprendiz, como se llamaba en esa época.

¿Ahí empezó su pasión por las motos?
Sí. A mí lo que me gustaba era el mundo de la gasolina y de la grasa.

¿Recuerda en qué gastó ese primer sueldo?
Lo llevaba a mi casa, para ayudar a mi familia.

Después se fue a Barcelona y se presentó en Bultaco para pedir trabajo. ¿Por qué le dio ese arranque de marcharse de Madrid?
Tendría unos 14 años y en Barcelona era donde estaban las fábricas de motos que corrían en los campeonatos de España. Me puse a trabajar en Bultaco. Era el aprendiz de un departamento, el que barría y limpiaba motores.

¿Cuándo dio el salto a la competición?
Mi objetivo desde el primer día, cuando me fui a vivir a Barcelona, no era ser mecánico, era correr en moto. Era lo que yo quería, lo que pasa es que había que empezar así. Antes se empezaba desde abajo, no era como hoy. Se trataba de un motociclismo mucho más pobre, por llamarlo de alguna manera.

¿Y cuáles son las diferencias entre aquel motociclismo y el de ahora?
Ahora hay instalaciones deportivas donde se puede practicar. También hay campeonatos y equipos para chavalines, para que puedan empezar. Antes no había nada de eso.

¿Quizá los corredores de ahora se han convertido más en superestrellas?
Ahora lo que tienen es mucha más repercusión, muchísima más cobertura. Nada que ver. Pero eso ocurre con el deporte en general.

Usted ganó su primer campeonato en 1969. ¿Era consciente, en esos primeros tiempos, de que estaba haciendo historia en el deporte español?
A partir del tercer Campeonato del Mundo que gané empezó a hablarse de motos. Pero, con los dos primeros, sólo se enteraron los chavales de mi barrio. Yo creo que todo el lío empezó en el 71. Corrí la final de dos campeonatos el mismo día en el Jarama. Perdí el de 50 cc porque me caí en la primera vuelta, pero gané el de 125 cc elmismo día.  A partir de ahí empezó el motociclismo de otra manera, cambió la historia.

¿Echa algo de menos de este deporte?
No, porque creo que hemos ido a muchísimo mejor. Ahora hay mucha más seguridad. Antes la gente se hacía mucho daño. Hoy se discute de motos como se discute de fútbol, se sabe por qué uno gana o pierde. Ya me hubiera gustado a mi vivir este motociclismo que hay hoy. Supongo que, dentro de 15 años, también habrá cambios. El mundo no para. Ahora mismo hay una generación española en el motociclismo que lo está ganandotodo.

¿Cuál es la razón de que tengamos tanto nivel?
Se ha hecho un trabajo bueno. Se ha trabajado mucho en la base con los  chavales jovencitos, que son los que están ahora allí arriba consiguiendo exitazos. También se ha trabajado mucho en las instalaciones deportivas. Ha habido cantidad de gente que ha creído en este deporte, multinacionales que han puesto su dinero para poder tener presencia en el motociclismo. Hay una televisión que emite cada gran premio, hay 7 u 8 horas de entrenamientos y carreras en directo. Este año hemos ganado tres  campeonatos del mundo y 85 podios. No se puede pedir más.