Los brasileños están de enhorabuena. Mientras otros lidian con las cifras del paro, el pasado mes de agosto se crearon 242.000 puestos de trabajo en Brasil, lo que supone ya un aumento acumulado de 680.000 empleos en lo que va de año y representa el mejor resultado desde 1992, según ha anunciado su ministro de Trabajo, Carlos Lupi. Tras la ola de despidos que se produjeron en el último trimestre de 2008 (800.000 en el mercado laboral formal), las expectativas de mejora siguen creciendo y se espera para 2010 se generen 1.800.000 de nuevas vacantes.