Ha costado más de catorce años de negociaciones pero, por fin, Australia abre sus puertas a los jóvenes parados españoles. El visado «Work and Holiday» permitirá que  jóvenes españoles, entre 18 y 31 años, estudien y trabajen legalmente durante un año en ese país. Y viceversa, ya que los australianos también tendrán carta blanca para trabajar en España bajo las mismas condiciones.

El embajador australiano en España, Jane Hardy, ha comunicado que “este acuerdo entrará en vigor cuando se fije la fecha de comienzo una vez finalizados los procedimientos administrativos, que intentaremos sea lo antes posible”.

Se anunciará oficialmente desde la página web del Ministerio de Inmigración de Australia , y en la página web y de Facebook de la Embajada australiana. 

La primera tirada será de 500 visados pero se prevé que la cantidad vaya aumentando. No en vano, hay 5.000 jóvenes trabajando en Australia gracias a varias fórmulas existentes por las cuales los jóvenes españoles pueden ir a trabajar.

Los jóvenes que pidan el visado podrán matricularse en uno o más cursos educativos y de formación que no excedan de cuatro meses de duración durante su visita a Australia y no podrán trabajar para un mismo empleador por un periodo superior a seis meses.

Los requisitos  para obtener el visado son dos años de educación superior completo,  estar en edad comprendida entre 18 y 31 años, y un nivel de inglés funcional.